Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La BBC vuelve a poner frente a las cámaras a presentadoras cincuentonas

La BBC intentará desmentir a quienes la acusan de discriminar a las mujeres maduras poniendo otra vez frente a las cámaras a presentadoras que han cumplido ya los cincuenta.
Julia Somerville, de 62 años, Fiona Armstrong, de 53, y Zinab Badawi, de 50, van a firmar contratos muy lucrativos con la emisora pública, informa hoy el diario The Daily Telegraph.
Esa decisión es consecuencia de la advertencia lanzada hace un año por el director general, Mark Thompson, en el sentido de que continuarían las acusaciones de discriminación por razones de edad a menos que el ente público repusiese en esos puestos a mujeres maduras.
La BBC causó fuerte irritación sobre todo, aunque no exclusivamente, entre los televidentes femeninos cuando decidió marginar a una presentadora que llevaba más de treinta años de oficio.
La decisión ha sido bien acogida por Joan Bakewell, asesora del Gobierno y de la propia emisora en esa materia, quien se quejó recientemente a Thompson de que la BBC mantuviese como presentadores a varones cincuentones mientras apartaba a las mujeres de la misma edad.
"Me alegra que la BBC haya decidido volver a contratar a mujeres con talento, capaces de entrevistar lo mismo a la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton que al actor Clint Eastwood", señaló Bakewell en referencia a dos personajes célebres también de edad madura.
El anuncio inesperado parece ser consecuencia de la advertencia hecha hace un año por su director general, Mark Thompson, al asegurar que continuarían las acusaciones de discriminación por razones de edad a menos que el ente televisivo repusiese en esos puestos a mujeres maduras.
Y es que hay que recordar que la BBC ha provocado una gran polémica principalmente entre las telespectadoras femeninas después de que decidiera marginar a una presentadora que llevaba más de treinta años de oficio. Desde entonces, la única presentadora de un programa de noticias de más de cincuenta años es Maxine Mawhinnney.