Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE diseñará en las próximas semanas posibles medidas no convencionales para defender el euro

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha anunciado que la institución monetaria podría considerar poner en marcha medidas de política monetaria no convencionales en caso de que sea necesario y ha afirmado que "en las próximas semanas" se diseñarán los modos apropiados para su aplicación.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del BCE, Draghi indicó que los diferentes comités de la institución estudiarán las posibles medidas no convencionales que puede poner en marcha la institución y que se han debatido en el encuentro de este jueves, y posteriormente se decidirá en concreto qué se va a hacer.
Las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE) en Londres hace una semana, en las que afirmaba que haría "todo lo posible" defender el euro y que sería suficiente, habían levantado una gran expectación ante la posibilidad que la institución anunciara en este consejo nuevos medidas.
Durante la rueda de prensa, Draghi se reafirmó en estas declaraciones e incidió en que cuando recalcó que haría todo lo necesario para salvar el euro significaba que se tomarían todas las medidas necesarias con un tamaño y alcance "adecuados para sus objetivos".
Así, recalcó que repitió varias veces durante esta intervención que el BCE haría todo lo que fuera necesario "dentro de su mandato", y señaló que no han sorprendido a sus compañeros en la institución porque no dijo nada que no se hubiera comentado antes el Consejo de Gobierno.
Asimismo, incidió en que las opciones planteadas en esta reunión han contado con el respaldo de todos los miembros excepto uno de ellos, que ha mostrado sus reservas. Así, agregó que la decisión de hacer todo lo que sea necesario para preservar el euro ha recibido un apoyo unánime, mientras que el Bundesbank ha mostrado sus reservas sobre la compra de bonos.
"La idea es que ahora tenemos las orientaciones; el comité de política monetaria, el comité de riesgos y el comité de mercados trabajarán ahora en estas orientaciones y después tomaremos una decisión final en la que se tendrán en cuenta los votos", explicó.
COMPRA DE BONOS, CON CONDICIONES.
Uno de los anuncios que ha hecho Draghi tras esta reunión es que la institución podría realizar operaciones en el mercado abierto "en un tamaño adecuado" cuando sea necesario, bajo una condición estricta y siempre y cuando se cumplan unas condiciones "suficientes y necesarias".
Sin embargo, explicó que este nuevo programa diferirá del puesto en marcha con anterioridad y las compras de bonos se centrarán en el corto plazo de la curva de rendimiento, al ser un periodo de tiempo más coherente con las políticas monetarias clásicas del BCE.
Por otro lado, aseguró que no ha habido ningún aspecto concreto que haya hecha cambiar de opinión al BCE sobre la adopción de nuevas medidas no convencionales, sino "simplemente una sensación de empeoramiento de la crisis" y de una mayor fragmentación de los mercados.
En este sentido, Draghi incidió en que las primas de riesgo de algunos países de la eurozona están en niveles inaceptables y este problema debe ser abordado porque el euro "es irreversible". En su opinión, los gobiernos de la eurozona deben continuar con la consolidación fiscal y las reformas estructurales y estar listos para recurrir al mecanismo de rescate.