Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE está muy preocupado por la baja inflación y preparado para actuar si es necesario, según Constâncio

El Banco Central Europeo (BCE) está muy preocupado por la baja inflación y sus posibles efectos negativos en un contexto de alto endeudamiento en la eurozona y se encuentra preparado para actuar rápidamente con todo tipo de "instrumentos no convencionales" si es necesario, según ha dicho este lunes su vicepresidente, el portugués Vítor Constâncio.
"Estamos en una situación de gran preocupación porque un régimen de muy baja inflación tiene posibles efectos negativos, en particular en una situación en la que muchos agentes, públicos y privados, tienen un exceso de deuda, pero también porque siendo tan baja, cualquier shock podría llevar la inflación a territorio negativo como ya ocurre en varios Estados miembros", ha dicho Constâncio en su última comparecencia de esta legislatura ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.
"Estamos preparados para actuar rápidamente si es necesario, y el Consejo de Gobierno (del BCE) ha dejado claro de forma unánime su compromiso de usar también instrumentos no convencionales dentro de nuestro mandato para hacer frente de forma eficaz a los riesgos de un periodo demasiado prolongado de baja inflación", ha resaltado el banquero portugués.
Constâncio ha admitido que la baja tasa de inflación de marzo (0,5%) sorprendió incluso al BCE, pero ha dejado claro que la autoridad monetaria se fija a la hora de tomar decisiones en el "medio plazo" y espera ver qué pasa ahora con el dato de abril. "Es posible que veamos un repunte en la tasa de inflación", ha indicado.
El banquero portugués ha asegurado que todavía "no se ha tomado ninguna decisión" sobre la puesta en marcha de un programa de compra de deuda para hacer frente al riesgo de baja inflación, pero ha insistido en que el BCE tiene la obligación de garantizar la estabilidad de precios "en ambos sentidos". "Significa evitar la inflación, pero también evitar una inflación muy baja. Es simétrico", ha subrayado.