Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bahréin defiende la condena contra uno de los principales líderes opositores del país

El Ministerio de Exteriores de Bahréin ha defendido este miércoles la decisión de un tribunal del país de elevar de cuatro a nueve años la pena de prisión impuesta al líder del partido opositor Al Wefaq, Alí Salman, asegurando que el proceso ha sido "justo".
"Los cargos no están relacionados de ninguna manera con las opiniones políticas que pueda tener", ha dicho, agregando que "el derecho a la libertad de expresión está claramente contemplado en la Constitución", según ha informado la agencia estatal bahreiní de noticias, BNA.
Por su parte, Al Wefaq ha mostrado su rechazo al fallo judicial y lo ha tachado de "provocador", además de subrayar que esta decisión bloquea cualquier opción de resolver la crisis política que vive el país.
Salman fue condenado a prisión tras ser considerado culpable de alentar disturbios en el país. Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas registradas en su territorio desde 2011.
En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.
La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.
Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.