Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bahréin desmiente a EEUU y niega que haya invitado a Malinowski a volver al país

El vicesecretario del Ministerio de Exteriores de Bahréin, Abdulá Abdulatif Abdulá, ha desmentido este jueves que Manama haya invitado al vicesecretario de Estado para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo de Estados Unidos, Tom Malinowski, a volver al país, del que fue expulsado en julio.
"Lo que hay ahora son contactos entre el Reino de Bahréin y Estados Unidos para superar los efectos de la reciente visita realizada por Malinowski y para garantizar que los lazos históricos de amistad no sean afectados", ha dicho.
Asimismo, ha sostenido que las afirmaciones vertidas por la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Jennifer Psaki, "incluyeron muchas inexactitudes y errores acerca de Bahréin", según ha informado la agencia estatal bahreiní de noticias, BNA.
Malinowski fue expulsado del país tras ser declarado persona non grata mantener una reunión con el partido opositor Al Wefaq, encuentro que, según Estados Unidos, había sido confirmado y comunicado de forma previa a las autoridades del país.
"Parece que la decisión de Bahréin no es sobre mí, sino para minar el diálogo. Los que están comprometidos con la reconciliación no deben ser disuadidos", dijo Malinowski a través de su cuenta oficial en la red social Twitter.
El emirato, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas en el territorio. En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.
La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las manifestaciones, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.
Asimismo, desde el inicio de la represión de las autoridades contra los manifestantes, ONG internacionales como Amnistía Internacional (AI), Human Rights Watch (HRW) o Reporteros Sin Fronteras (RSF) han emitido múltiples comunicados para denunciar la situación de Derechos Humanos en el país y pedir a la comunidad internacional una postura activa de presión sobre el Ejecutivo.