Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban ofrece a China la ayuda de la ONU para hacer frente al terremoto registrado en el suroeste del país

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha ofrecido este domingo a China todo el apoyo que pueda brindar la organización internacional para prestar ayuda tras el terremoto de 6,5 en la escala Richter que ha sacudido el suroeste del país, matando a al menos 367 personas.
"Ban ofrece sus condolencias al Gobierno chino y a las familias de los fallecidos y expresa sus simpatías a los que han resultado heridos o afectados por este desastre", ha dicho el portavoz del secretario general de la ONU, Stephane Dujarric.
El terremoto ha tenido lugar a las 16.30 horas del domingo y su hipocentro se ha situado a doce kilómetros de profundidad. El hipocentro está localizado en el aldea de Longtoushan, a 23 kilómetros al suroeste de la ciudad de Ludian, en el condado de Zhaotong, según ha indicado el Centro Nacional de Seguimiento de Terremotos de China.
El seísmo ha provocado el derrumbe de más de 12.000 viviendas y ha causado daños en más de 30.000. La electricidad y las comunicaciones han sido cortadas en toda la provincia.
Un estudiante universitario que ayuda voluntariamente al rescate de los heridos, Ma Hao, ha dicho que ha visto cuerpos atrapados en las ruinas. "Sinceramente es una pena que no tengamos tiempo para encargarnos de los cuerpos, pero tenemos que ayudar a los que están vivos primero", ha declarado.
Ma Liya, una de las supervivientes del terremoto ha afirmado que las calles son como "un campo de batalla tras un bombardeo". "Es terrible", ha dicho, "Las consecuencias son mucho peores que las del terremoto de hace dos años. Nunca he sentido temblores tan fuertes antes".
Las autoridades militares han desplegado un contingente de 2.500 tropas para ayudar en las tareas de rescate y las autoridades civiles han enviado 2.000 tiendas de campaña, 3.000 camas plegables y 3.000 mantas.