Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban celebra la apertura del juicio por el asesinato en 2005 del entonces primer ministro Rafik Hariri

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha celebrado este jueves la apertura durante la jornada del juicio por el asesinato en 2005 del entonces primer ministro de Líbano, Rafik Hariri, casi nueve años después del suceso, en el que están acusados un total de cuatro miembros del partido-milicia chií Hezbolá, que se ha negado a cooperar con el tribunal. En el atentado murieron 23 personas y otras 226 resultaron heridas.
"El secretario general subraya la vital importancia de combatir la impunidad par conseguir una estabilidad y seguridad a largo plazo en Líbano", ha indicado su portavoz a través de un comunicado. "Agradece además el continuado apoyo del Gobierno de Líbano y del resto de estados miembro a los trabajos del Tribunal Especial para Líbano (TEL)", ha remachado.
Las acusaciones contra los cuatro acusados --Salim Jamil Ayyash, Mustafá Amine Badreddine, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra-- fueron confirmadas en junio de 2011. Posteriormente, los jueces del tribunal decidieron que tienen la potestad de juzgarles 'in absentia', lo que es permisible en base a la legislación libanesa. En octubre se presentaron cargos contra una quinta persona, que aún no ha sido incorporada a los procedimientos.
Se trata de la primera vez que un tribunal internacional celebra un juicio 'in absentia' desde los juicios de Nuremberg tras la Segunda Guerra Mundial, en los que se determinó y condenó las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores de la Alemania Nazi.
Los cuatro acusados permanecen fugados y Hezbolá ha expresado en numerosas ocasiones su rechazo a entregarles a las autoridades, alegando que las acusaciones son infundadas y que el tribunal está politizado e influenciado por Estados Unidos e Israel.
A pesar de que la autoría del atentado fue reclamada por un grupo fundamentalista hasta entonces desconocido llamado Victoria y Yihad en la Gran Siria, la acusación considera que se trató de una reclamación falsa para alejar las sospechas de Hezbolá.
Así, el fiscal jefe del TEL, Norman Farrel, indicó en las acusaciones que Badreddine y Ayyash vigilaron a Hariri antes del atentado, mientras que Oneisi y Sabra enviaron a la sede en Beirut de la cadena de televisión qatarí Al Yazira la falsa reclamación de autoría.
De cara al inicio del juicio, el exprimer ministro e hijo de Hariri, Saad Hariri, se ha desplazado a La Haya para participar en la primera sesión. Junto a él han viajado el vicepresidente del Parlamento, Farid Makari, los parlamentarios Marwan Hamadeh y Sami Gemayel, el exministro Bassem Sabeh, el exparlamentario Ghattas Joury y el jefe del Estado Mayor durante el Gobierno de Hariri, Nader Hariri.