Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban afirma que la misión conjunta de la ONU y la OPCW podrá fin a sus trabajos el 30 de septiembre

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha afirmado este miércoles que la misión conjunta de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW), que ha supervisado la destrucción del arsenal químico sirio, podrá fin a sus trabajos el 30 de septiembre.
La semana pasada, el Pentágono anunció que el barco 'Caoe Ray' había finalizado los trabajos de neutralización de 600 toneladas métricas de agentes químicos procedentes del arsenal sirio.
"Con la finalización de los trabajos de destrucción de todos los materiales declarados prioritarios, y tras las consultas con el director general de la OPCW (Ahmet Uzumcu), pondremos fin a la misión conjunta el 30 de septiembre", ha indicado Ban, en una carta enviada al presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador británico Mark Lyall Grant.
"Los acuerdos de sucesión estarán listos para dicha fecha para garantizar una transición sin fisuras", ha agregado, sin dar detalles acerca de los acuerdos en los que se estaría trabajando en la actualidad.
En abril, el embajador sirio ante la ONU, Bashar al Jaafari, abogó por comenzar a plantear el futuro desmantelamiento de la misión, si bien los países occidentales quieren que el equipo continúe sus trabajos.
En este sentido, el embajador sostuvo que "una vez que la misión termine, se leerá el informe definitivo de (la coordinadora de la misión conjunta, Sigrid) Kaag al Consejo de Seguridad y el comité ejecutivo de la OPCW". "Eso será el final de todo. Actuaremos en consecuencia como países miembro de la Convención sobre Armamento Químico", remachó.
Siria accedió en octubre a destruir todo su arsenal químico en aplicación del acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Rusia y tras las amenazas militares de Estados Unidos por el ataque con gas sarín perpetrado el 21 de agosto de 2013 en las cercanías de Damasco.
El Gobierno estadounidense y otros países occidentales atribuyeron este ataque al Gobierno, pero tanto Rusia como Siria acusaron de él a los rebeldes. El acuerdo obligaba a Siria a inhabilitar todas sus instalaciones de producción y elaboración de armas químicas antes del 1 de noviembre de 2013. Asimismo, para el 30 de junio de 2014 debería quedar destruido o entregado todo el arsenal químico del país.