Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban denuncia un intento por parte del Ejército de irrumpir en el complejo de la UNMISS en Bor

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha denunciado este domingo un intento por parte del Ejército de Sudán del Sur de irrumpir en el complejo de la Misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) en la localidad de Bor.
En un comunicado publicado por su portavoz, Ban ha indicado que "el personal de Naciones Unidas fue amenazado por militares sursudaneses cuando se negaron a permitir el acceso de soldados armados junto a civiles para visitar el centro de protección de la UNMISS en dicha base".
Así, ha condenado las amenazas y ha solicitado a todas las partes en conflicto "que respeten la santidad de los centros de protección (de civiles) de la UNMISS".
"Este incidente es sólo uno del creciente número de violaciones del acuerdo sobre el estatus de las fuerzas, por lo que es cada vez más difícil que la UNMISS implemente su mandato y más peligroso para el personal de la ONU que trabaja en Sudán del Sur", ha remachado.
Las fuerzas leales al presidente sursudanés, Salva Kiir, recuperaron el sábado la ciudad de Bor, hasta ahora en manos de los sublevados fieles al exvicepresidente Riek Machar. El Ejército ugandés ha reivindicado para sí el mérito de esta operación militar.
La ONU ha contabilizado miles de muertos y más de medio millón de desplazados por el conflicto, iniciado a mediados de diciembre cuando se sublevaron los seguidores de Machar, de etnia nuer, muchos de ellos integrados en el Ejército. El presidente Kiir, de etnia dinka, considera que Machar y sus aliados intentaban dar un golpe de Estado.
La ciudad de Bor ya fue escenario en 1991 de una masacre de dinkas perpetrada por tropas nuer leales a Machar y el actual conflicto hace temer un rebrote de las tensiones entre etnias rivales.