Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban, "extremadamente perturbado" por que Duterte justifique los ataques contra periodistas filipinos

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha asegurado su profunda perturbación ante las recientes declaraciones del presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, en las que sugiere que quedarían justificados los numerosos ataques a periodistas si éstos hubieran hecho algo incorrecto.
Hace algo más de una semana, Duterte aseguró que los periodistas corruptos son objetivos legítimos de asesinato, en medio de una intervención en la que buscaba defender su polémica cruzada contra los traficantes de drogas y otros delincuentes ofreciendo recompensas.
En referencia a las decenas de periodistas que han muerto los últimos años en el país de forma violenta, el presidente electo aseguró que "muchos de ellos, para ser francos, habían hecho algo". "No te van a asesinar si no haces nada malo", añadió, insistiendo en que gran parte de los periodistas en el país son corruptos.
En la recepción anual del secretario general con la asociación de corresponsales de Naciones Unidas, la última antes de culminar su mandato al frente del organismo, Ban ha hecho hincapié en estos comentarios "de particular preocupación a la luz de la impunidad que prevalece por graves casos de violencia contra los periodistas en Filipinas", según un comunicado de la ONU.
El 23 de noviembre de 2009, el opositor Esmael Mangudadatu pretendía presentar su candidatura a gobernador de la provincia filipina de Maguindanao, dentro de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán. Unos 57 asistentes al acto, entre los que se encontraban su mujer, sus dos hermanas y decenas de periodistas que habían ido a cubrir la noticia, fueron secuestrados y brutalmente asesinados.
A finales del pasado mes de mayo, un reportero fue asesinado en la capital de Filipinas, uno de los países más peligrosos para los miembros de este colectivo. En las últimas tres décadas, 174 periodistas han sido asesinados.
En este contexto, Ban ha agradecido la labor de los corresponsales de la ONU y su contribución a asegurar la rendición de cuentas y mantener informada a la sociedad sobre la organización y se ha comprometido a seguir defendiendo, "tanto en privado como en público", el derecho de los comunicadores a ejercer su profesión con libertad.