Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban pide una prohibición mundial de los ensayos nucleares para garantizar un mundo más seguro

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha abogado este miércoles por la firma de un tratado internacional que establezca la prohibición de los ensayos nucleares en todo el mundo por considerar que esta restricción garantizaría un mundo más seguro.
"Los ensayos nucleares continúan siendo una amenaza para la salud humana y la estabilidad global", ha afirmado Ban en su discurso con motivo del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, que se conmemora este miércoles.
La Asamblea General de la ONU decidió establecer el 29 de agosto como el Día contra los Ensayos Nucleares en conmemoración del cierre en la misma fecha de 1991 del centro de pruebas nucleares Semipalatinsk, situado en el noreste de Kazajistán.
Ban ha hecho hincapié en que esta jornada supone una gran oportunidad para llamar la atención sobre los efectos dañinos y prolongados en el tiempo de los ensayos nucleares y sobre el continuo peligro que representa las decenas de miles de armas nucleares que hay en el mundo.
"En todo el mundo se celebran simposios, conferencias, exhibiciones y concursos para concienciar al público e impulsar el final de las pruebas nucleares", ha declarado. "Para lograr esta meta, los estados que todavía no han firmado ni ratificado el Tratado Integral de Prohición de Ensayos Nucleares deben hacerlo cuanto antes", ha proclamado.
Este acuerdo internacional, que tiene como objetivo garantizar la supresión de todos los ensayos nucleares, cuenta con un amplio apoyo en la comunidad internacional aunque todavía no ha entrado en vigor. Hasta el momento ha sido firmado por 183 países y ratificado por 157. Para que entre en vigor, el tratado tiene que ser aprobado por China, Corea del Norte, Egipto, India, Irán, Israel, Pakistán y Estados Unidos.