Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban aboga por reemplazar la ablación por rituales inofensivos para marcar el paso de la fase adulta

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha abogado este lunes por el fin de la ablación y su sustitución por rituales inofensivos para marcar el paso de las niñas a la fase adulta.
"Me siento especialmente inspirado por las comunidades que encuentran maneras mejores de celebrar el rito del paso a la fase adulta. Miles de niñas se han beneficiado de estos ritos alternativos", ha valorado.
Así, ha destacado que "en Kenia y Tanzania, en lugar de ser mutiladas, las jóvenes pasan una semana lejos de su familia para aprender capacidades que le servirán en su vida". "Donde solía haber sufrimiento, ahora hay fortaleza", ha dicho.
"Continuemos nuestra campaña para empoderar a estas niñas y muchas otras. Movamos el foco de atención de la mutilación a la educación", ha agregado Ban durante su discurso.
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) cifró la semana pasada en al menos 200 millones las niñas y mujeres que han sufrido la ablación en 30 países, alertando de que la cifra podría incrementarse de forma significativa en 15 años si continúa la tendencia actual.
La cifra supone un incremento de casi 70 millones respecto a las estimaciones facilitadas en 2014, en parte debido al crecimiento de la población y en parte debido a la recopilación de información sobre esta práctica realizada por Indonesia.
En su informe, la agencia señaló que la mitad de las niñas y mujeres que han sufrido la ablación residen en tres países: Egipto, Etiopía e Indonesia, recordando que se trata de una violación de los derechos del niño.
Según los datos que maneja la agencia, 44 millones de niñas de catorce años o menos han sido sometidas a esta práctica, siendo Gambia el país en el que la ablación está más extendida entre niñas de esta edad, con el 56 por ciento. Por detrás están Mauritania, con el 54 por ciento, e Indonesia, donde alrededor de la mitad de las niñas de once años o menos han sufrido ablación.
Por otra parte, los países en los que hay un mayor de porcentaje de niñas y mujeres de entre 15 y 49 años que han sufrido la ablación son Somalia, con un 98 por ciento; Guinea, con un 97 por ciento; y Yibuti, con un 93 por ciento.