Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban expresa su "tristeza" por las víctimas de los dos terremotos en Azerbaiyán Oriental

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha expresado su "tristeza" por las víctimas de los dos terremotos que el pasado sábado sacudieron la provincia de Azerbaiyán Oriental, ubicada en el noroeste de Irán, acabando con la vida de 300 personas e hiriendo a 2.600.
"Ban traslada sus sinceras condolencias al Gobierno y al pueblo de Irán, particularmente a las familias de aquellos que han muerto o que han resultado afectados por el desastre", ha informado el portavoz del secretario general de la ONU, Martin Nesirky, en un comunicado.
Además, ha ofrecido la ayuda de la organización internacional al país persa. "Naciones Unidas está preparada para colaborar en los esfuerzos de respuesta a las necesidades humanitarias creadas por el desastre", ha subrayado.
Alrededor de las 14.30 horas del pasado sábado se registró un terremoto de 6,4 grados en la escala de Richter 60 kilómetros al noreste de la ciudad de Tabriz y once minutos después se produjo otro de 6,3 grados 49 kilómetros al noreste de la ciudad de Varzaghan.
El gobernador de la provincia de Ahar, Reza Sadighi ha elevado el número de fallecidos a 300 y el de heridos a 2.600. Fuentes oficiales, citadas por la agencia de noticias Fars, han aseverado que todas las personas que habían quedado atrapadas ya han sido rescatadas.
Irán se encuentra en una zona propensa a los terremotos debido a la presencia de varias fallas sísmicas. El más grave de los últimos años fue el registrado en la región de Bam, en el sureste del país, en diciembre de 2003, en el que murieron unas 31.000 personas.
Más grave aún fue el seísmo que en junio de 1990 acabó con la vida de unas 37.000 personas en las provincias de Gilan y Zanjan, en el noroeste del país. Este seísmo, de 7,7 grados, destruyó 27 ciudades y unos 1.870 pueblos.