Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Banderas a media asta y conmoción generalizada, 24 horas después del asesinato de Jo Cox

El Parlamento británico, el Palacio de Buckingham y la residencia del primer ministro del país en Downing Street han amanecido este viernes con las banderas a media asta en recuerdo de la diputada laborista Jo Cox, asesinada ayer cerca de Leeds que ha conmocionado a la sociedad británica y enmarcado en un halo de tragedia el referéndum del 23 de junio sobre la permanencia del país en la Unión Europea.
En medio de este luto nacional, cientos de personas han acudido a una vigilia en una iglesia local de Birstall --la escena del crimen-- para llorar la muerte de Cox, recordada con flores y mensajes de aliento a la familia y en favor de la libertad -- "No puedes matar a la democracia", reza un mensaje-- y contra el fascismo, que "se alimenta del miedo", según otro texto.
El cariño por Cox se ha demostrado también a través de redes sociales como Twitter, donde han sido depositados más de 10.000 mensajes con la etiqueta #ThankYourMP (Da las gracias a tus diputados) como gesto de apoyo a la labor que realizan los políticos a nivel local.
El líder del partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha declarado que el partido sigue en "estado de shock" por el "espantoso asesinato". "En los próximos días habrá que responder a dos preguntas: 'cómo' y 'por qué' murió", ha hecho saber Corbyn este viernes en un comunicado. "Por ahora, sin embargo, queremos centrarnos en su marido, Brendan, y sus dos hijos pequeños".
Entre las muestras de apoyo recibidas en las últimas horas, destaca sobre todo la realizada por el diputado canadiense Nathan Cullen, quien rompió a llorar ante el Parlamento al recordar a la fallecida.