Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bangladesh prohíbe a tres organizaciones humanitarias ayudar a los rohingyas

El Gobierno de Bangladesh ha pedido este jueves a tres organizaciones humanitarias internacionales que no presten ayuda a los miles de musulmanes rohingyas que han huido desde Birmania a Bangladesh escapando de la ola de violencia que se vive desde hace semanas en esa nación.
El presidente del distrito fronterizo del sureste de Cox Bazar, Joynul Bari, ha prohibido a Médicos sin Fronteras, Ayuda Musulmana y Acción contra el Hambre ayudar a los rohingyas para evitar la migración ilegal pero, por el momento, las organizaciones no han realizado comentarios.
Un residente de Cox Bazar ha dicho a Reuters este jueves que numerosos rohingyas siguen inmigrando a Bangladesh haciendo caso omiso de la advertencia de la primera ministra, Sheij Hasina, quien ha pedido a los refugiados regresar a su país. "No podemos acoger a más refugiados", decía el mes pasado.
Cerca de 30.000 rohingyas huyeron a Bangladesh en los años noventa declarando que eran perseguidos por las autoridades. Hoy viven en los dos campos de refugiados que hay en Cox Bazar, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
Desde los hechos de violencia ocurridos en junio, en los que 77 personas murieron y más de un centenar resultaron heridas, miles de rohingyas han huido a Bangladesh, donde se enfrentan al rechazo del Gobierno. Aquellos que logran llegar viven ocultos, sin acceso a alimentos, refugio o protección en Birmania, según el informe emitido el miércoles por Human Rights Watch (HRW).
HRW ha cuestionado si el Gobierno birmano tiene capacidad suficiente para dirigir un país en donde existe diversidad étnica desde hace décadas.
Asimismo, hay al menos 800.000 rohingyas en Birmania que siguen sin ser reconocidos como uno de los grupos étnicos que viven en el país.