Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de cubanos exiliados pide a Barack Obama el perdón de Eduardo Arocena, condenado a cadena perpetua

Cerca de un centenar de cubanos exiliados en Miami se han reunido este jueves en torno al monumento 'Freedom of Expression' para recopilar firmas y así entregar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, una petición para que otorgue el perdón presidencial al cubano Eduardo Arocena, condenado a cadena perpetua acusado de terrorismo.
"Si Obama perdonó a los espías cubanos, incluso perdonó a los Castro, después de todo el dolor que causaron, debería perdonar a Arocena", ha recordado el director de la campaña por la libertad del anticastrista, Luis Negrón, según declaraciones recogidas por el diario 'Las Américas'.
En el mismo sentido se ha expresado el presentador del programa 'La séptima provincia' de la emisora latina La Poderosa, que sostiene que "de la misma manera que los cinco espías cubanos fueron perdonados y devueltos a Cuba" y que "los Castro fueron perdonados, pedimos igualdad de condiciones, pedimos el perdón para Arocena".
Arocena fue condenado acusado de organizar una serie de ataques en Estados Unidos, Cuba y otros lugares "contra intereses del Gobierno cubano", entre ellos hoteles, embajadas y un avión de pasajeros.
Si bien fue condenado a cadena perpetua --y a una condena adicional de 35 años--, varios juristas aseguran que podría ser parcialmente liberado tras diez años de prisión.
"Si Arocena cometió algún acto de violencia, lo hizo porque el Gobierno de Fidel Castro usurpó el poder en Cuba e impuso el terror, y no quedó otra forma de combatirlo que por medio de la guerra", explica una vecina de Miami.
"Como el mismo Obama dijo, todo aquello fue producto de la Guerra Fría. Entonces, de la misma manera que perdonó a espías cubanos, es hora de perdonar a Arocena tras 32 años de prisión", añade.