Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama vetará cualquier ley que retrase la entrada en vigor del 'Obamacare'

Congreso de EEUUReuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, vetará cualquier ley enmendada por la Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, que pretenda retrasar la entrada en vigor de gran parte de la reforma del sistema sanitario, conocida como 'Obamacare', a cambio de un nuevo techo de deuda, según ha anunciado la Casa Blanca en un comunicado.

Cuando el martes por la mañana expira el plazo para evitar el bloqueo de los presupuestos y el consiguiente colapso de la Administración, la Cámara de Representantes plantea enmendar la ley refrendada en el Senado, donde los demócratas son mayoría, que pretende contrarrestar la aprobada por la Cámara, que reclamaba a la Administración estadounidense que readjudicara los 988.000 millones de dólares (730,6 millones de euros) reservados a la reforma sanitaria a otros ámbitos más acuciantes.
La contramedida del Senado no hace mención a modificación alguna de la reforma, por lo que la ley vuelve de nuevo a la Cámara de Representantes donde se espera una lucha de desgaste. Si Cámara y Senado no alcanzan un acuerdo en este sentido antes del próximo 1 de octubre, día en el que comienza el nuevo año fiscal en Estados Unidos, el Gobierno federal se vería afectado por un bloqueo presupuestario que impediría a las autoridades desarrollar sus operaciones cotidianas
Precisamente, en el comunicado, la Casa Blanca enfatiza su defensa en el peligro de que la Administración estadounidense sucumba a un "dañino" colapso y traslada el "fuerte" rechazo del Gobierno de Obama. Además de retrasar la implantación del 'Obamacare', el Partido Republicano aspira a revocar los impuestos aplicados al instrumental médico, una fuente de financiación fundamental para la reforma sanitaria, la principal apuesta política del presidente.
"En lugar de adoptar dicha medida, la Cámara propone enmiendas que avanzan una angosta agenda ideológica y amenazan a la economía de la nación", critica la Casa Blanca, que arremete contra los republicanos de la Cámara por impulsar "medidas superfluas que no tienen cabida en unos presupuestos".
En esta tesitura, la Casa Blanca es contundente: "si se le presenta al presidente la H.J. Res 59 --la ley nacida en el Senado-- modificada por estas enmiendas, vetará la ley". A continuación, insta a la Cámara de Representantes a refrendar la ley nacida en el Senado.
La Casa Blanca esgrime como principal argumento que la ley del Senado habilita un "puente a corto plazo" que evita el colapso de la Administración y apela a "trabajar con el Congreso la legislación de las consignaciones para el resto del año fiscal".
En favor, según la Casa Blanca, sustituir los presupuestos actuales secuestrados a comienzos de este año con un paquete de recortes, garantizar la financiación de las "prioridades nacionales fundamentales, proteger la seguridad nacional y realizar inversiones para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo en los próximos años".