Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso replica a Putin que Rusia no puede modificar los acuerdos entre la UE y Ucrania

Le recuerda que imponer nuevos aranceles a Kiev vulneraría el acuerdo, al que también Moscú dio su visto bueno
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha advertido este miércoles al presidente ruso, Vladimir Putin, que solo Bruselas y Kiev, y no Moscú, tienen poderes para reabrir el acuerdo comercial firmado el pasado septiembre entre la Unión Europea y Ucrania, después de que el propio Putin le exigiera por carta revisar este pacto.
"Aprovecho la oportunidad para subrayar que el Acuerdo de Asociación es un acuerdo bilateral, por lo que, en línea con el Derecho internacional, cualquier adaptación solo puede hacerse a petición de una de las partes, con el visto bueno de la otra parte", ha explicado Barroso en una carta remitida al presidente ruso.
El jefe del Ejecutivo comunitario también recuerda en su misiva que el pacto fue respaldado por Moscú en una reunión trilateral a nivel ministerial, después de aceptar la petición rusa de que la parte comercial del acuerdo no entre en vigor hasta 2016.
Las conclusiones de aquel encuentro trilateral fueron aprobadas por "todos los participantes" y "expresadas en una declaración ministerial", según explica Barroso, que subraya que dicha declaración "no puede y no limita en modo alguno las prerrogativas soberanas" de Ucrania.
El político luso insiste en su comunicación con Putin en que el aplazamiento del acuerdo comercial "está ligado a la continuidad del régimen preferencial" que Rusia concede a Ucrania, por lo que las nuevas barreras comerciales que plantea Moscú "contraviene las conclusiones conjuntamente acordadas y la decisión de retrasar la aplicación provisional de la parte comercial".
La Unión Europea ve con "gran preocupación" el decreto que propone "nuevas barreras comerciales" entre Rusia y Ucrania, habida cuenta de que la declaración trilateral "dejó bien claro que todos estos pasos son parte de un amplio proceso de paz en Ucrania, respetando la integridad territorial de Ucrania y su derecho a decidir su futuro", según dice Barroso.
Con todo, el presidente de la Comisión recuerda que se han previsto nuevas consultas con la contraparte rusa para estudiar "cómo abordar" sus preocupaciones y expresa el compromiso europeo de colaborar en el modo de encarar los "impactos negativos percibidos" por la economía rusa como consecuencia de la aplicación de los acuerdos entre la UE y Ucrania.
Barroso se despide en la carta mostrando el "compromiso total" de Bruselas para contribuir a una solución pacífica a la crisis ucraniana, al tiempo que reitera la necesidad de que se cumplan todos los punto del protocolo de Minsk para el alto el fuego, lo que incluye la retirada de todas las fuerzas y equipo militares extranjeros de suelo ucraniano. También aboga porque las negociaciones sobre el suministro de gas progresen y den con una solución para este invierno.
La carta de Barroso en respuesta a una anterior de Putin se conoce un día después de que la Unión Europea decidiera mantener el paquete ampliado de sanciones a Moscú, tras evaluar el alto el fuego acordado entre Ucrania y Rusia y considerar que aún son necesarios avances para afianzarlo.