Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso dice estar "orgulloso" por el apoyo unánime de los líderes de la UE

El presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Barroso, sonríe durante una rueda de prensa en Bruselas. EFEtelecinco.es
El presidente de la Comisión Europea, el portugués,Jose Manuel Durão Barroso, se declaró anoche "orgulloso" y "conmovido" por el apoyo "unánime" dado por los líderes de la UE a su continuación en el cargo otros cinco años más.
Los jefes de Estado o de Gobierno europeos se pusieron esta noche de acuerdo para proponer a Barroso como su candidato a un segundo mandato al frente del Ejecutivo comunitario.
El presidente de turno de la UE, el checo Jan Fischer, manifestó que ahora toca sondear entre los grupos políticos del Parlamento Europeo los apoyos a Barroso.
"Queremos mantener buenas relaciones con el Parlamento. Es un socio con el que queremos cooperar estrechamente", dijo el primer ministro checo, quien indicó no obstante que deberían "evitarse los retrasos" en la confirmación del futuro presidente de la CE.
De aquí al 15 de julio, fecha en que se constituirá la nueva Asamblea recién elegida, la actual presidencia checa (en ejercicio hasta el 30 de junio) y la entrante sueca (a partir del 1 de julio) entablarán negociaciones con los jefes de los grupos del Parlamento para sondear la opinión de la Cámara.
En función de los resultados de esas consultas, el Consejo Europeo formalizará la candidatura de Barroso y se acordará una fecha para el voto por el plenario.
El político portugués dijo no temer a la votación en la Eurocámara.
Indicó que su designación se producía conforme al actual Tratado de Niza, pero "dentro del espíritu del futuro Tratado de Lisboa" que tiene muy en cuenta la opinión de la Cámara.
El solapamiento de ambos tratados es la causa de la incertidumbre que pesará todavía algunos meses sobre la reelección de Barroso.
El candidato podría tener que afrontar a mediados de julio una primera votación en el Parlamento y una segunda en octubre -bajo reglas más duras, si el tratado nuevo entra en vigor- junto con el resto de su equipo de comisarios.
Barroso valoró el respaldo político obtenido hoy: "no es fácil reunir la unanimidad del Consejo, formado por personalidades de la derecha, el socialismo y aún más a la izquierda", dijo.
Recordó que en la pasada legislatura algunas de sus iniciativas llegaron a tener más apoyo en la Cámara que entre los gobiernos que hoy lo han respaldado.
Pese a ser el candidato del Partido Popular Europeo (PPE, conservador) insistió en que, al frente de la Comisión, nunca ha tenido una visión partidista de la política y nunca ha hecho distinciones entre sus comisarios por ser de izquierdas o de derechas.
"Ése es el espíritu de Europa. Europa tiene que ser un proyecto interpartidista", según Barroso.
También insistió en el mensaje de que la Unión "no puede seguir como antes de la crisis".
"Necesitamos más Europa, no menos", no una Europa más burocrática, sino "más activa", con un mayor espíritu de cooperación entre los gobiernos.
Como prioridades más urgentes, el candidato Barroso citó la salida de la crisis económica y financiera, y la conclusión exitosa de las negociaciones internacionales sobre el cambio climático.