Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso condena violencia y avisa de que estudian "posibles acciones"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha manifestado "consternación" por la muerte de al menos tres manifestantes en Kiev la pasada noche y ha avisado de que estudian "posibles acciones" en respuesta a la situación sobre el terreno, abriendo así la puerta a sanciones.
"Deploramos en los términos más firmes posibles la utilización de la fuerza y la violencia y hacemos un llamamiento a todos los bandos para que se abstengan inmediatamente de recurrir a ella y comiencen a dar pasos que ayudarían a rebajar la situación", ha reclamado el jefe del Ejecutivo comunitario en rueda de prensa, en la que ha trasladado sus "sinceras condolencias" a las familias de las víctimas.
"Continuaremos siguiendo de cerca estos acontecimientos, así como evaluaremos acciones posibles por la UE y consecuencias en nuestras relaciones", ha avisado el portugués, abriendo la puerta a estudiar sanciones y tras insistir en que están "realmente preocupados" por la situación en Ucrania.
El ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, no excluyó el lunes la posibilidad de promover sanciones contra Ucrania, mientras que su homólogo lituano, Linas Linkevicius, defendió que "si hay violencia y brutalidad, las acciones tendrán consecuencias". "Y no podemos excluir que se consideren sanciones", explicó al grupo mediático Baltic News Service.
Sin embargo, el ministro de Exteriores alemán, Frank Walter Steinmeier, descartó que la UE cambiara su política respecto a Ucrania hasta las elecciones presidenciales de 2015 en este país. "No veo una solución a corto plazo", insistió.
Barroso ha lamentado que la situación "ha empeorado desde hace un tiempo" y ha dejado claro que "la responsabilidad fundamental de las autoridades ucranianas es actuar ahora para rebajar esta crisis".
"En particular necesitan implicarse en un diálogo genuino con la oposición y la sociedad civil sobre las vías para superar esta crisis profunda", ha insistido Barroso, que también ha manifestado "gran preocupación" por "las recientes restricciones de las libertades fundamentales, incluidas de expresión y de medios".