Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barzani ve la independencia del Kurdistán iraquí "más cerca que nunca"

Defiende la necesidad de un nuevo acuerdo porque el de Sykes Picot que dividió la región no ha funcionado
El presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, ha considerado que la independencia de esta región autónoma del norte de Irak está "más cerca que nunca" y ha sostenido que la división trazada por las grandes potencias hace un siglo en el acuerdo de Sykes-Picot ha fracasado.
En una entrevista concedida al diario británico 'The Guardian', Barzani ha señalado que en su opinión la comunidad internacional está comenzando a darse cuenta de que "la era de Sykes-Picot ha terminado". "Lo digan o no lo digan, lo acepten o no lo acepten, la realidad sobre el terreno es esa", ha defendido.
En opinión del dirigente kurdo, los cambios registrados en la región como consecuencia de la presencia del grupo terrorista Estado Islámico en los dos últimos años hacen que el mantenimiento del citado acuerdo, pactado por Reino Unido y Francia, solo contribuirá a una mayor desintegración.
En este sentido, Barzani ha considerado que la independencia está "ahora más cerca de lo que lo ha estado en ningún otro momento" y ha afirmado que algunos países que estaban en contra de esta posibilidad tienden ahora a pensar que esta posibilidad ayudaría a aclarar la situación.
Así las cosas, el presidente del Kurdistán iraquí ha defendido que las potencias regionales y mundiales tiene que cerrar un nuevo pacto que proteja a las comunidades de Irak y Siria, donde se están produciendo líneas sectarias de división.
"Debe haber un nuevo acuerdo, es importante ver qué tipo de acuerdo" que incluya un mecanismo que permita "formalizar las cosas" y determinar "cuál será su estatus", ha explicado. "Es ilógico seguir insistiendo en repetir un experimento equivocado que se ha repetido durante 100 años y que no lleva a ninguna parte", ha insistido.
IRAK ESTÁ DIVIDIDO
"Ahora mismo Irak está dividido. Nosotros no somos responsables de ello, al contrario, hemos hecho todo lo posible para preservar la unidad iraquí y un Irak democrático", ha sostenido Barzani, defendiendo que los kurdos han intentado dialogar en el pasado con Bagdad, primero con Sadam Husein y luego con las nuevas autoridades, "pero la cultura que existe en Irak no es la de la coexistencia". "Así que si no podemos vivir juntos, tenemos que vivir con otras alternativas", ha añadido.
En cuanto a las suspicacias que una eventual independencia genera en los países de la región, especialmente en Turquía --donde existe una insurgencia kurda--, Barzani ha sostenido que "toda la oposición a nosotros ha estado basada en algunas percepciones erróneas".
"La región del Kurdistán no es una fuente de amenaza para ninguno de nuestros vecinos. Nuestra experiencia durante los últimos 15 años demuestra que somos un elemento de estabilidad", ha subrayado. En cuanto a lo que pueda opinar Turquía al respecto, Barzani ha argumentado que "este es nuestro derecho nacional, nosotros no somos una amenaza para nadie, pero no buscamos el permiso para ejercer nuestros derechos".