Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asad advierte a Occidente: 'Cualquier problema en Siria prenderá fuego en la región'

El presidente de Siria, Bashar al Assad, en una imagend e archivo.telecinco.es

El presidente sirio, Bashar Asad, ha hecho una advertencia a Occidente ante la hipotética posibilidad de que interviniera, como hizo en Libia, para hacer triunfar la revolución que desde hace meses trata de poner fin al poder de su dinastía.

Según las palabras del mandatario en una entrevista con el diario inglés 'Sunday Telegraph', podría producirse un "terremoto" si las potencias occidentales decidieran finalmente intervenir.
La dura represión que Asad ha llevado a cabo contra los revolucionarios de su país en los últimos siete meses ha provocado la repetida condena de Naciones Unidas, la Liga Árabe y los gobiernos occidentales.
En la entrevista, el líder sirio declara que los países occidentales "van a incrementar la presión, definitivamente", y agrega que "Siria es diferente en todos los aspectos a Egipto, Túnez, Yemen. La historia es diferente. La política es diferente".
"Siria es ahora el centro de la región. Es la falla en el terreno, y si juegan con el terreno causarán un terremoto", expresó el sirio. "¿Quieren ver otro Afganistán, o decenas de Afganistanes? Cualquier problema en Siria prenderá fuego a toda la región. Si el plan es dividir a Siria, entonces es dividir toda la región", añadió Asad.
Sobre la violencia y las víctimas que el régimen sirio ha provocado durante la revolución, Asad ha reconocido que las autoridades del país han cometido "muchos errores" en el comienzo de los levantamientos, pero que la situación ahora ha mejorado.
La ONU estima que 3.000 personas, incluídos casi 200 niños, han muerto durante los disturbios en Siria. Desde el comienzo de las protestas en marzo, las autoridades sirias han responsabilizado de la violencia a hombres armados que, dicen, han matado a 1.100 soldados y policías.
Siria ha prohibido la presencia de gran parte de los medios internacionales en su territorio, lo que dificulta verificar las cifras de víctimas que dan activistas y el Gobierno.