Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi permanecerá en el hospital por precaución

 Berlusconi se ha levantado con dolor de cabeza y molestias en las heridas de la cara y Zangrillo ha explicado que se nutre con dificultad. El primer ministro presenta una lesión lacero-contusa interna y externa en el labio superior, que ha necesitado varios puntos, así como la rotura de dos dientes y una fractura en el tabique nasal, que no tendrá que ser operada.
"El primer ministro no ha perdido nunca la consciencia y no ha sido sedado", apunta Zangrillo, quien ha añadido que desde el punto de vista psicológico, Berlusconi ha sabido no sucumbir a la preocupación que mostraban sus seres queridos y les ha animado, incluso, él mismo. Según el médico personal del primer ministro, se encuentra tranquilo en estos momentos, pero "afligido" moralmente por lo que ha sucedido.
El político y empresario fue agredido con una estatuilla al término de un tenso mitin celebrado en la plaza del Duomo milanesa supuestamente por un hombre de 42 años, sin antecedentes penales, que ha sido identificado por la Policía como Massimo Tartaglia.
Delito de agresión con agravantes
El supuesto agresor fue inmediatamente detenido por los agentes italianos tras el suceso y conducido a comisaría, donde se le acusó formalmente de un delito de agresión con agravantes y donde se comprobó que en el bolsillo llevada otras dos estatuillas, un crucifijo y un spray picante.
Tras la agresión, Berlusconi, quien en todo momento ha querido dar muestras de que los hechos no revestían gravedad para su salud, fue conducido en su coche oficial al hospital milanés con la boca ensangrentada, donde se le realizó un TAC y los médicos decidieron mantenerle bajo observación y le pronosticaron un tiempo de recuperación de 20 días.
Preocupado por la atmósfera de violencia
El primer ministro italiano, asegura que "se ha salvado de milagro", según el director de informativos del canal de televisión Rete Quattro, Emilio Fede, que ha visitado al mandatario en el hospital. "Está preocupado porque existe una atmósfera de excesiva violencia. No está asustado, sino preocupado. Hago este trabajo desde hace cincuenta años, pero una cosa así, con un jefe de Gobierno objeto de una agresión, nunca la había visto", ha añadido. BQM