Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bill De Blasio jura su cargo como nuevo alcalde de Nueva York

Pasado un minuto de la medianoche, el demócrata Bill De Blasio ha prestado juramento este 1 de enero como nuevo alcalde de Nueva York frente a su modesta casa en Brooklyn.
"Para todos, éste es el comienzo de un camino que recorreremos juntos", dijo De Blasio después de jurar el cargo en una ceremonia presidida por el fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman.
Posteriormente, en una ceremonia pública celebrada en la escalinata del Ayuntamiento, el expresidente Bill Clinton fue el encargado de tomar juramento al nuevo regidor neoyorquino, de 52 años de edad.
Bill De Blasio devuelve así el sillón municipal a los demócratas tras veinte años de mandatos de representantes republicanos. Sucede en el cargo a Michael Bloomberg, un multimillonario que dirigió la ciudad a en la época posterior a los atentados del 11 de septiembre de 2001 y durante la recesión seis años después.
El alcalde número 109 de Nueva York obtuvo una contundente victoria en noviembre pasado con más del 70 por ciento de los votos. Entonces, se comprometió a tratar de acortar la brecha existente entre ricos y pobres rectificando las desigualdades existentes en la ciudad más grande de Estados Unidos.
De Blasio apuesta por aumentar los impuestos a los más ricos. "No pedimos más de los ricos para castigar el éxito. Lo hacemos para crear más historias de éxito", dijo en su discurso.
Casado con una afroamericana y padre de dos adolescentes, De Blasio encarna al multiculturalismo neoyorquino. Se presentó como un candidato en el polo opuesto de Bloomberg, denunciando la "historia de dos ciudades" en que se había convertido Nueva York.
Horas antes de la ceremonia, De Blasio recibió un mensaje de Bloomberg deseándole buena suerte en su gestión. "La mejor de la suerte para la administración de De Blasio. Que el mejor los mejores días de la ciudad estén delante de nosotros", publicó en Twitter. De Blasio respondió con otra publicación en la misma red dándole las gracias.
Uno de los mayores desafíos del nuevo alcalde neoyorquino será reducir los altos niveles de pobreza. Se estima que casi la mitad de los 8,4 millones de habitantes de Nueva York viven bajo el umbral de pobreza o escasamente por encima y De Blasio ha insistido en que su objetivo prioritario es hacer frente a ese problema.
De Blasio también se ha comprometido a mejorar la policía y las relaciones con la comunidad para proseguir con la exitosa reducción de la delincuencia registrada en Nueva York.