Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boehner rechaza una solicitud de Rusia para convencer al Congreso de EEUU de que pare la intervención militar

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, ha rechazado la solicitud para que una delegación parlamentaria rusa se reúna con legisladores estadounidenses para convencerles de que rechacen la intervención militar en Siria.
Según la cadena estadounidense CNN, la Embajada de Rusia en Washington envió una solicitud oficial a los líderes del Congreso para que legisladores rusos se reunieran con sus homólogos estadounidenses con el fin de disuadirles de autorizar la intervención militar en Siria.
Un portavoz de la sede diplomática ha detallado que la delegación estaría formada por legisladores de las dos cámaras del Parlamento ruso y que su intención era reunirse con sus homólogos estadounidenses la próxima semana.
Sin embargo, Boehner "ha declinado la solicitud de la Embajada rusa", según ha informado el portavoz del presidente de la Cámara de Representantes, Michael Steel.
Los otros líderes del Congreso todavía no han contestado a la petición del Kremlin, pero, de acuerdo con las opiniones recabas por CNN entre los legisladores estadounidenses, lo más probable es que sigan el ejemplo de Boehner.
La solicitud rusa se produce en una semana clave para el desarrollo de la guerra civil siria, ya que el Congreso está decidiendo si autoriza al presidente, Barack Obama, a intervenir militarmente contra el Gobierno de Bashar al Assad en respuesta al supuesto uso de armas químicas.
Obama ha enviado un proyecto de ley al Congreso y se ha reunido con sus líderes para pedirles una votación rápida, asegurando que será una intervención militar "limitada para degradar las capacidades de Al Assad", que no repetirá los errores de las guerras de Irak y Afganistán.
Este miércoles, la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado ha dado el primer paso, aprobando por diez votos a favor, siete en contra y una abstención una resolución para autorizar al Gobierno a intervenir militarmente contra el régimen sirio.
LA RESOLUCIÓN
El borrador que se ha votado hoy es el acordado a última hora del martes por los miembros de la Comisión de Asuntos Exteriores, aunque con algunas modificaciones introducidas por el senador republicano y ex candidato presidencial John McCain.
Según fuentes consultadas por el diario 'The Washington Post', el texto limita la intervención militar a un máximo de 90 días, con un periodo inicial de 60, prorrogable por otros 30 con una nueva autorización del Congreso, aunque solo bajo determinadas circunstancias.
Además, el documento prohíbe expresamente el despliegue de tropas estadounidenses en territorio sirio. No obstante, de acuerdo con estas fuentes, contempla el envío de una "pequeña misión de rescate" para situaciones de emergencia.
A pesar de la autorización para usar la fuerza militar, también impone a la Casa Blanca la obligación de presentar ante el Congreso, en un plazo de 30 días tras la aprobación de este proyecto de ley, una solución diplomática para acabar con la violencia en el país árabe.
McCain ha considerado que esta resolución era insuficiente para respaldar una acción contundente de Estados Unidos contra el régimen sirio, por lo que ha forzado a introducir una enmienda para "fortalecer" a los "grupos moderados" que luchan contra Al Assad.
TRÁMITE PARLAMENTARIO
El texto enmendado pasará la próxima semana al pleno del Senado para que sea debatido y votado. El líder de la mayoría demócrata en la cámara alta, Harry Reid, ha confiado en que los dos partidos políticos den su visto bueno.
De ser así, la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, tendrá que redactar su propio borrador sobre la intervención militar en Siria y enviarlo al pleno para su aprobación definitiva.
Una vez ratificados los dos textos en las sedes legislativas, los líderes del Congreso tendrán que conciliar las dos versiones. Cuando el proyecto de ley reciba el visto bueno de ambas cámaras, será enviado al presidente, Barakc Obama, para su sanción.
El Congreso ha entrado en receso esta semana, por lo que, a pesar de que las comisiones de Asuntos Exteriores siguen en ambas cámaras, se espera que sea a partir del próximo lunes cuando la sede legislativa tome una decisión definitiva.
ESCALADA DE TENSIÓN
Las alarmas saltaron el pasado 21 de agosto, cuando las tropas gubernamentales lanzaron un ataque químico sobre Damasco dejando cientos de muertos y miles de afectado, según han denunciado activistas y opositores.
Debido al bloqueo en el Consejo de Seguridad, máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas, Estados Unidos y sus aliados comenzaron a plantearse la posibilidad de intervenir militarmente en Siria sin el visto bueno de la organización internacional.
Entretanto, un grupo de expertos de la ONU llegó a Siria para determinar si se usaron armas químicas y quién lo hizo, después de meses de espera, ya que hasta entonces el Gobierno sirio se negaba a darles un acceso irrestricto.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido calma a la comunidad internacional para permitir que los inspectores completen su trabajo. El grupo de expertos abandonó territorio sirio el pasado fin de semana y se espera que presente sus conclusiones en los próximos días.