Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una juez de Bolivia dice que no hay pruebas que demuestren que Morales tuvo un hijo con Zapata

Una juez de Bolivia ha determinado este miércoles la falta de pruebas que demuestren la existencia de un hijo en común entre el presidente, Evo Morales, y su antigua pareja sentimental Gabriela Zapata.
La juez ha declarado por tanto "improbada" la demanda de Morales en contra de Zapata por daños psicológicos al supuesto hijo, después de que la expareja del presidente presentara fotografías de cuatro menores que "no guardan ninguna relación de parecido físico ni edad con el niño presentado a la jueza".
Morales había demandado a Zapata y reclamó que fuera presentado físicamente, tras lo que su expareja se negó a realizarse una prueba de ADN, según ha informado el diario boliviano 'La Razón'.
El fiscal general de Bolivia, Ramiro Guerrero, sostuvo en marzo que Morales en realidad no tuvo ningún hijo con Zapata, explicando que la exnovia del líder indígena usó documentos falsos para probar la existencia del niño.
"El certificado de nacido vivo que utiliza (...) corresponde a otro niño. Es como si el niño hubiera nacido el 30 de abril de 2007, pero el certificado de maternidad del hospital corresponde a un niño que nació en 2006", dijo.
El jefe del Ministerio Público indicó además que Zapata "nunca estuvo internada en el Hospital de la Mujer". "El bebé nunca en ese nosocomio, no hay registro de las camas ni de las salas de internación", detalló.
El 3 de febrero la prensa boliviana reveló que Zapata, acusada de presentarse como representante del Gobierno para conseguir hasta siete contratos públicos para la empresa china CAMC valorados en 500 millones de dólares, tuvo un hijo con Morales el 30 de abril de 2007.
Morales admitió públicamente que tuvo una relación sentimental con Zapata y explicó que es cierto que habían tenido un hijo pero que murió poco después, tras lo que reclamó a su expareja que aportara pruebas de la existencia del niño.