Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia responderá al recurso chileno ante la CIJ antes de lo previsto

Bolivia ha informado de que responderá a las objeciones preliminares presentadas por Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima antes de la fecha prevista, acelerando así el proceso judicial.
"Se está concluyendo en estos días una respuesta muy objetiva a esa objeción preliminar planteada por Chile y vamos a presentarla antes del plazo que ha señalado la CIJ, el 15 de noviembre", ha dicho el procurador general de Bolivia, Héctor Arce.
Arce ha insistido en que la CIJ "es absolutamente competente para conocer la demanda boliviana", sosteniendo que la posición de Santiago "no tiene ni pies ni cabeza" porque "carece de asidero legal", según ha informado el diario chileno 'El Mercurio'.
"Chile no puede decirle a la CIJ 'usted no es competente para resolver este caso', y decir públicamente que el tema del mar está en la CIJ ¿Se da cuenta de la gravísima contradicción en la que entra nada menos que el Gobierno chileno?", ha destacado.
También ha reiterado que la demanda boliviana "no tiene nada que ver con el tratado bilateral de 1904", sino que busca "un objetivo concreto, científico y certero".
Santiago impugnó el pasado 15 de julio la competencia de la CIJ para conocer este caso argumentando que todos los asuntos fronterizos se resolvieron con dicho acuerdo, lo que obligó al alto tribunal a suspender el proceso judicial para resolver este incidente, dando de plazo a La Paz hasta el 15 de noviembre para presentar sus argumentos.
CONFLICTO TERRITORIAL
El conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.
Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por los parlamentos de ambos países veinte años después-- se establecen las fronteras --también las marítimas-- de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.
Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.
En un intento de destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Evo Morales y el de la entonces presidenta chilena Michelle Bachelet firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.
No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de reuniones de trabajo, por lo que finalmente el pasado 24 de abril el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida marítima a Chile.