Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Bolsa de Brasil reacciona mal a la reelección de Rousseff

La Bolsa ha reaccionado mal a la reelección de la presidenta Dilma Rousseff; el Ibovespa --principal índice de acciones-- ha caído un 6% en los primeros veinte minutos y el dólar se ha disparado un 4% de máxima, llegando a 2,56 reales, el mayor nivel desde diciembre de 2008, cuando llegó a los 2,6 reales.
Las acciones de Petrobras han llegado a caer un 14%. La compañía estatal --la mayor empresa de América Latina-- ha estado muy presente en la campaña electoral por los casos de corrupción, pero los inversores no esperan cambios importantes en la gestión tras la reelección de Rousseff.
Alrededor de las 11.09 horas (hora local) las acciones preferenciales de la petrolera retrocedían un 12,02% y se quedaban en 135 reales, mientras que las ordinarias perdían un 11,71%, quedando en 13,87 reales.
Otras empresas estatales también han sufrido caídas: el Banco de Brasil ha abierto con una caída del 12% y Eletrobras ha perdido un 14%.
La reacción de la Bolsa era de esperar, pues cada encuesta que daba como vencedora a Rousseff se sucedían las caídas. A pesar de que la presidenta hizo anoche un discurso conciliador prometiendo diálogo y reformas de impulso a la actividad económica, de momento no ha conseguido calmar a los mercados.
La expectativa está ahora en ver quién formará su nuevo equipo económico. Rousseff ya anunció en plena campaña que su hasta ahora ministro de Hacienda, Guido Mantega, no continuaría en el cargo. Algunos apuntan que podría reemplazarle el actual ministro de Educación, Aloizio Mercadante, aunque por el momento no hay datos oficiales.
A falta de que el nuevo Gobierno defina su nueva política económica y fiscal, otro de los interrogantes que deberán ser resueltos es la continuidad o no del actual presidente del Banco Central, Alexandre Tombini.