Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Bomberos descartan la hipótesis del incendio provocado por el fuego en la sede de B'Tselem en Jerusalén

Los Bomberos han informado este lunes de que la causa más probable del incendio registrado este domingo en un edificio en el que está la sede de la ONG B'Tselem en Jerusalén sea un cortocircuito, y no un incendio provocado, como se había especulado en un principio.
B'Tselem es una organización de defensa de los Derechos Humanos que se dedica a documentar abusos perpetrados por fuerzas israelíes en los territorios palestinos ocupados.
Al parecer el fuego comenzó en la primera planta del edificio, donde tiene su oficina B'Tselem, y luego afectó a las plantas superiores. La Policía ha investigado lo ocurrido.
"Aún estamos esperando las conclusiones de los peritos, pero si se descubre que ha sido provocado, habrá que entenderlo en el contexto de incitación al odio del Gobierno contra los grupos de Derechos Humanos y contra B'Tselem en particular", ha afirmado una portavoz del grupo, Sarit Michaeli.
La oficina de B'Tselem ha permanecido cerrada este lunes por orden policial. Desde hace meses hay seguridad en la oficina de B'Tselem ante las amenazas recibidas.
"No había trabajadores de B'Tselem en el edificio en el momento en el que comenzó el fuego", explicó anoche el director general de B'Tselem, David Zonshein, en declaraciones al periódico 'The Jerusalem Post'. "Hay muchos extintores en el edificio y quienes estaban atrapados en la cuarta planta no eran miembros de B'Tselem. Los bomberos los están rescatando ahora mismo", relató.
En las últimas semanas se han intensificado aún más si cabe la polémica por la labor de las ONG en Israel por la intención del Gobierno derechista de aprobar una nueva ley que exige "transparencia" en la financiación de las organizaciones por el dinero procedente de Europa. La oposición denuncia que la verdadera intención es silenciar las críticas.