Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boris Johnson y Michael Gove proponen un sistema migratorio similar al australiano en caso del 'Brexit'

El exalcalde de Londres, Boris Johnson, y el ministro de Justicia británico, Michael Gove, ambos conservadores y partidarios de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, han presentado un documento en el que proponen la creación de un sistema migratorio similar al australiano en caso de que finalmente el país salga del bloque europeo.
Según esta propuesta, ningún emigrante podrá entrar en Reino Unido a no ser que pueda hablar bien inglés y tenga las habilidades necesarias para conseguir un empleo.
Esta declaración conjunta, recogida por el diario británico 'The Telegraph' y respaldada por la firma del ministro de Empleo, Priti Patel, supondrá un nuevo desafío a la autoridad del primer ministro, David Cameron, que aboga por mantener a Londres dentro de la comunidad.
Esta propuesta llega tan sólo unos días después de que se publicaran las últimas cifras de inmigración, que se han elevado hasta 330.000, el segundo nivel más alto del país.
Johnson y Gove han advertido de que la escala de la inmigración está ejerciendo una "considerable presión" sobre los servicios públicos y que "las listas de espera se alarguen" si Reino Unido no abandona la Unión Europea.
Esta presión intensificará si Londres vota por quedarse, han advertido, en un momento en el que los emigrantes comunitarios tratan de escapar de las crecientes tasas de desempleo en sus países de origen.
También la propuesta se publica después de que los últimos dos sondeos dieran a la campaña por el 'Brexit' cierto liderazgo, a tan sólo un mes del referéndum, que se celebra el próximo 23 de junio, con un 52 por ciento, frente al 48 por ciento que da a la campaña por el 'Bremain'.