Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nota de uno de los suicidas: “No sé qué hacer, si me entrego terminaré en una celda”

Uno de los suicidas, desesperado: “No sé qué hacer. Si me entrego terminaré en una celda”telecinco.es

Ibrahim El Bakraoui, uno de los suicidas de los atentados de Bruselas perpetrados en el aeropuerto de Zaventem y la estación del metro de Maelbeek , en los que murieron 32 personas, dejó una nota antes de morir en la que reconocía "no saber qué hacer" y temía "terminar en una celda" como su amigo, Salah Abdeslam, cerebro logístico de los atentados de París, detenido el pasado viernes 18 de marzo.

Uno de los suicidas de los atentados de Bruselas perpetrados en el aeropuerto de Zaventem y la estación del metro de Maelbeek , en los que murieron 32 personas, dejó una nota antes de morir que ha sido encontrada por las autoridades en la basura que había junto al ordenador del domicilio en el que se escondía.
En ella, el 'kamikaze' Ibrahim El Bakraoui, de nacionalidad belga y 30 años de edad, mostraba su desesperación y su rechazo a terminar como su amigo, Salah Abdeslam, cerebro logístico de los atentados de París y detenido el pasado viernes 18 marzo en el barrio bruselense de Molenbeek después de más de cuatro meses a la fuga, lo que le llevó a convertirse en el hombre más buscado de Europa.
"No sé qué hacer. Me están buscando por todas partes. Y si me entrego terminaré en una celda", escribía en la nota, de la que se hace eco Dailymail, que fue encontrada junto a 15 kilos de explosivos caseros, una AK-47 y una bandera del Estado Islámico.
Según han informado las autoridades, tanto Ibrahim como su hermano Khalid, de 27 años, han sido identificados como los terroristas que se hicieron explotar en los ataques, mientras que un tercero, Najim Laachraoui, escapó y continúa a la fuga.
Según especifica la investigación, Khalid habría sido quien se inmoló en el aeropuerto de Zaventem, donde murieron 12 personas,--según el balance provisional--, mientras Ibrahim fue el que lo hizo en la estación del metro de Maelbeek, donde otras 20 personas perdieron la vida.
Ambos estaban fichados por la policía, según han informado, pero no vinculados al terrorismo yihadista. Mientras el primero tenía antecedentes y una condena de cinco años de libertad condicional por el robo de un coche, su hermano Ibrahim fue condenado a 9 años de prisión tras oponerse usando la violencia a una detención policial al ser descubierto cometiendo un robo.