Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil suspende las exportaciones de arroz de propiedad pública

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (d), en el Palacio de Planalto, en Brasilia (Brasil). Foto: EFEtelecinco.es
El Gobierno de Brasil ha suspendido las exportaciones de arroz de los inventarios públicos y va a pedir al sector privado que haga lo mismo, en un esfuerzo por defender el mercado interno y contrarrestar las alzas de precios del cereal. Las personas aguantan crisis económicas y políticas, pero cuando el mundo depara en crisis de alimentos tenemos problemas serios", ha dicho el presidente Lula.
El ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes ha declarado a los periodistas que "como Brasil posee un excedente muy pequeño, es mejor guardar para el mercado interno". Brasil exporta 800.000 toneladas anuales de arroz.
Entre los mecanismos que pueden ser usados para restringir los envíos podrán utilizarse los aumentos de tarifas de embarque. La suspensión de ventas de inventarios del Gobierno comenzó la semana pasada.
El ministro dijo que el Gobierno está preocupado con el abastecimiento del mercado interno en los próximos meses, pues el cereal ha alcanzado precios récords en los mercados internacionales y cada día es más difícil importar. Los inventarios del Gobierno alcanzan a 1,6 millones de toneladas.
Según datos del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada, el saco de arroz de 50 kilos ha subido el 41 por ciento en el último mes en el mercado brasileño. 
Un problema serio
El arroz, junto con el frijol negro, es la base de la alimentación en los estados más populosos de Brasil. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva acaba de confirmar esta decisión en Brasilia: "Todo el mundo quiere comprar arroz y Brasil no tiene un inventario del que pueda desprenderse. No podemos vender", dijo. "Las personas aguantan crisis económicas y políticas, pero cuando el mundo depara en crisis de alimentos tenemos problemas serios", dijo.   LA