Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brown dimite como primer ministro británico para que Cameron forme Gobierno

El primer ministro británico, el laborista Gordon Brown, ha presentado su dimisión a la reina Isabel II e invitó al líder de la oposición, el conservador David Cameron, a formar un nuevo Gobierno, cinco días después de las elecciones. En un breve comunicado, el palacio de Buckingham confirmó que la soberana había aceptado la renuncia de Brown, quien pasó unos 20 minutos en audiencia con la soberana en su residencia oficial en Londres.
Brown anunció su renuncia a la jefatura del Gobierno en una emotiva declaración, junto a su esposa Sarah, frente al número 10 de Downing Street, residencia del primer ministro británico.
Posteriormente, se trasladó al palacio de Buckingham para reunirse con la reina Isabel, trámite necesario antes de invitar al líder "tory" a "intentar formar Gobierno", algo en lo que trabajaron durante toda la jornada las comisiones negociadoras del Partido Conservador y el Partido Liberal Demócrata.
Terminaron así casi tres años de Brown como jefe del Gobierno y 13 años de Ejecutivos laboristas en Londres, desde que Tony Blair ganó las elecciones al conservador John Major en 1997.
 
Brown se trasladó al palacio con su esposa Sarah y sus dos hijos, John y Fraser, y después toda la familia dejó las dependencias en coche oficial hacia un destino no especificado.
Camerón deberá buscar un nuevo gobierno
Tras la dimisión de Brown -que también ha dejado con efecto inmediato su cargo como líder del Partido Laborista-, se espera que la Reina convoque a Cameron para pedirle que forme un gobierno, lo que deberá hacer con el apoyo del Partido Liberal Demócrata.
Al no obtener la mayoría absoluta en las elecciones del pasado 6 de mayo, el Partido Conservador se ha visto obligado a negociar con los liberales de Nick Clegg, con los que supuestamente ya ha llegado a un acuerdo, del que aún no se han dado detalles.
Se espera que los líderes de ambos partidos hagan un anuncio sin demora, al tiempo que está previsto que se reúnan también esta noche con sus respectivos grupos parlamentarios.