Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sultán de Brunei anuncia el nuevo Código Penal basado en la 'sharia' empezará a ser aplicado el jueves

El sultán Hassanl Bolkiah de Brunei ha anunciado este miércoles que la aplicación de la primera fase del nuevo Código Penal basado en la 'sharia' o ley islámica, que prevé castigos severos como la lapidación en los casos de adulterio o la pena de muerte por difamar a Mahoma o blasfemar, entrará el vigor el jueves.
La implementación del nuevo Código Penal tendrá lugar seis meses después de la publicación del texto el Diario Oficial, algo que ocurrió el 22 de octubre pasado, según ha recordado el diario 'The Brunei Times'.
La segunda fase, que incluye la aplicación de castigos corporales se aplicaría doce meses después, mientras que la tercera fase, que contempla la aplicación de la pena de muerte, comenzará 24 meses después de la publicación del texto. El nuevo Código Penal se aplicará tanto a los musulmanes como los no musulmanes, salvo en casos muy concretos.
El texto sustentado en la 'sharia' contempla la ejecución por lapidación como castigo en los casos de adulterio, violación o sexo entre homosexuales. Asimismo, contempla la pena de muerte por difamar al profeta Mahoma, blasfemar o declararse a uno mismo no musulmán. Aunque en Brunei la pena de muerte sigue estando vigente, no se ha llevado a cabo ninguna ejecución desde 1957.
La decisión de Brunei de introducir un nuevo Código Penal sustentado en la 'sharia' había provocado las críticas de la ONU y de organismos de defensa de los Derechos Humanos.
Brunei ya aplicaba una versión de la 'sharia' más estricta que la de otros países vecinos como Malasia e Indonesia, y prohíbe la venta y consumo de alcohol, si bien los tribunales islámicos estaban limitados a asuntos relacionados con la familia, como el matrimonio y las herencias.
Los ciudadanos de Brunei tienen uno de los niveles de vida más altos de Asia gracias a los ingresos del país por la venta de petróleo y gas, y disfrutan de educación y sanidad gratuita.