Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas avisa a Austria de que la política de migración australiana "no es ejemplo" para la UE

La Comisión Europea ha advertido este lunes al Gobierno austríaco de que las 'devoluciones en caliente' contravienen el derecho europeo e internacional, al tiempo que ha subrayado que el llamado 'modelo australiano', que expulsa a islas del Pacífico a los inmigrantes irregulares mientras resuelve sus expedientes, "no es un ejemplo" para la Unión Europea.
"Tenemos una línea muy clara que separa lo que es un modelo y lo que no (...) y el modelo australiano no es un modelo para nosotros", ha declarado en una rueda de prensa el portavoz comunitario Alexander Winterstein.
El ministro de Exteriores austríaco, Sebastian Kurz, planteó este fin de semana aplicar en el bloque comunitario una política de asilo y migración similar a la que ejerce Australia, país que intercepta en el mar a los inmigrantes irregulares y los traslada a campamentos en islas como Papúa Nueva Guinea mientras.
Bruselas ha eludido ofrecer una respuesta directa al jefe de la diplomacia austríaca, porque, ha dicho un portavoz, el Ejecutivo comunitario "no comenta otros comentarios", si bien ha querido recalcar que Australia no inspira la respuesta de la UE a la crisis migratoria.
"El modelo australiano no es un modelo a seguir para la Unión Europea", ha añadido la portavoz comunitaria responsable de Inmigración, Tove Ernst, quien ha afirmado que el principio de 'non refoulement' (o 'devoluciones en caliente') no tiene cabida en las políticas de asilo y migración de la UE, porque se diseñan "en línea con el derecho internacional".
"Y eso no va a cambiar", ha zanjado la portavoz, tras recalcar que la UE respeta y atiende el principio de 'non refoulement' que promueve Naciones Unidas.