Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas reitera que España debe evitar "medidas retroactivas" desfavorables para las renovables

El comisario europeo de Energía, Gunter Oettinger, ha dejado claro que aunque España tiene que dar "pasos urgentes" para "reducir sus gastos, incluido para bajar el llamado 'déficit tarifario'" debe en todo caso "evitar medidas retroactivas y enfoques bruscos de cese-reinicio (de ayudas) que afectan a los mercados de las energías renovables".
"La Comisión sigue vigilando los desarrollos en la política de energías renovables en España con vistas a considerar si se necesita o es apropiado impulsar una acción a nivel de la UE", le ha trasladado en una carta fechada el 6 de agosto al presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez-Aroca Pérez.
Oettinger ha reconocido en su misiva que "entiende la preocupación" del sector de las renovables en España ante la posibilidad de perder ayudas públicas por parte del Gobierno y ha dejado claro que ya ha trasladado al ministro del ramo, José Manuel Soria, que "los Estados miembros deben "evitar medidas retroactivas y enfoques bruscos de cese-reinicio (de ayudas) que afectan a los mercados de las energías renovables".
La Comisión Europea considera en todo caso "muy prematuro" decidir todavía sobre la posibilidad de abrir un eventual expediente de infracción contra España por motivos de competencia si el Gobierno aprueba una reforma energética desfavorable para las renovables, según han explicado a Europa Press fuentes del Ejecutivo comunitario.
"El sector energético español tiene que ser tecnológicamente neutro y no debe crear un trato desfavorable para los proyectos energéticos renovables", ha avisado no obstante el comisario europeo en su misiva.
En su reciente comunicación sobre las energías renovables, el Ejecutivo comunitario apuesta por acelerar la infraestructura en este sector y admite que "en algunos Estados miembros los cambios registrados en los regímenes de ayuda han sido poco transparentes, se han introducido bruscamente y, en ocasiones, se han impuesto incluso con carácter retroactivo".
"En el caso de nuevas tecnologías e inversiones que siguen siendo dependientes de las ayudas, tales prácticas socavan la confianza de los inversores del sector", recuerda el Ejecutivo comunitario en su comunicación, publicada el pasado 6 de junio.
La Comisión estima que se podrían generar más de tres millones de puestos de trabajo de aquí al 2030 si se promueve "un crecimiento sólido de las energías renovables" y vaticina que "en 2050 la mayor parte del suministro energético procederá de las energías renovables".
El presidente de Anpier ha denunciado por su parte en un comunicado "la nefasta consecuencia que tendría no apoyar de manera decidida a las energías renovabes" no sólo para el sector sino también para el conjunto de la sociedad y el medio ambiente.
"El texto de la futura reforma del sector eléctrico es trascendental, ya no sólo para nuestro sector, sino también para la sociedad y el medio ambiente. Con esta reforma, además de tratar de atajar el déficit de tarifa, se decide si nuestro país mira al futuro y se alinea con las políticas europeas, basadas en las renovables, o se mantiene anclado en el pasado y se somete a los intereses creados del oligopolio y el modelo energético que padecemos", ha insistido.