Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas espera que Francia levante las restricciones laborales a rumanos y búlgaros

La Comisión Europea espera que el Gobierno francés levante "lo antes posible" las restricciones laborales que todavía aplica a rumanos y búlgaros que residen en el país después de que París anunciara ayer su intención de suprimir la tasa que las empresas deben pagar por contratarles y de ampliar los sectores abiertos a este tipo de contratación.
El Ejecutivo comunitario considera "una buena noticia para la integración de los gitanos" las medidas anunciadas ayer por el Gobierno de François Hollande, pero le ha instado a "levantar las restricciones laborales existentes lo antes posible", ha explicado en rueda de prensa el portavoz comunitario, Olivier Bailly, que ha recordado que ningún Estado miembro podrá seguir aplicando estas restricciones laborales para rumanos y búlgaros por norma europea más allá del 31 de diciembre de 2013.
"La medida que fue anunciada ayer todavía debe precisarse. Estamos a la espera de estas precisiones. Entendemos que llegarán pronto", ha precisado.
La Comisión Europea también considera "un paso en la buena dirección" el compromiso del Gobierno francés de acompañar el desmantelamiento de campamentos ilegales de gitanos, cuya legalidad defiende París por motivos de seguridad sanitaria, de medidas "para limitar el impacto social" de los mismos. "Aplaudimos especialmente que estos desmantelamientos estén acompañados de medidas para (garantizar) alojamientos alternativos", ha explicado Bailly.
Bruselas también considera "un paso en la buena dirección", según el portavoz comunitario, la intención del Gobierno francés de poner en marcha las "ciudades de integración" contempladas en la estrategia nacional del Gobierno francés para facilitar la integración de los gitanos y que también prevén poner en marcha en poblaciones como Lille y Lyon tras recordar que han destinado unos 460.000 euros de fondos regionales para este tipo de proyectos.
"Está claro que los anuncios hechos ayer son un paso en la buena dirección en la medida en que buscan respetar decisiones judiciales y están acompañados visiblemente por medidas de acompañamiento para limitar el impacto social de estos desmantelamientos", ha precisado Bailly.
La Policía gala desalojó hace dos semanas a 300 personas que vivían en campamentos ilegales cerca de Lille y Lyon y envió a 240 de ellas de vuelta a Rumanía.
QUIERE VERIFICAR EXPULSIONES
El Ejecutivo comunitario deja claro, no obstante, que el Gobierno francés debe remitirle todavía información "antes de finales de mes" para poder comprobar que las últimas expulsiones de gitanos del territorio francés cumplen "las garantías individuales" contempladas en la directiva europea que garantiza la libre circulación de personas, que obligan a considerar las expulsiones caso por caso y dice que deben estar justificadas.
Francia se vio obligada a modificar su legislación nacional para incluir estas garantías individuales a raíz del procedimiento de infracción que le abrió la Comisión en 2010 por las polémicas expulsiones de gitanos que emprendió el Gobierno anterior de Nicolas Sarkozy.
Por otra parte, Bruselas también ha aplaudido la intención del Gobierno socialista galo de "actualizar su estrategia nacional sobre los gitanos" después de que el pasado mes de mayo el Ejecutivo comunitario le recomendara "reforzar ciertos aspectos de la estrategia que juzgamos incompletos".
"Los anuncios de ayer son para nosotros una respuesta a lo que falta y a los esfuerzos suplementarios que hemos pedido. Es una buena noticia para nosotros que las autoridades francesas actualicen su estrategia integrando las medidas anunciadas", ha explicado el portavoz.
La Comisión Europea también valora la intención del Gobierno francés de enviar una delegación a Bruselas para discutir con las autoridades comunitarias estos puntos y ha apoyado su propuesta de que los Veintisiete discutan sobre ello en una próxima reunión para abordar "la dimensión europea" dado que en Europa viven once millones de gitanos, ha recordado el portavoz.
Bruselas alaba "el espíritu constructivo" del Gobierno francés para buscar "soluciones adecuadas" para integrar a los gitanos y su "voluntad de querer cooperar con la Comisión y con los otros estados miembros, especialmente los países de origen de estas minorías", pero insiste en que los anuncios deben concretarse "pronto", ha explicado Bailly.
"Los anuncios hechos deben ser seguidos de acciones para que tengan repercusiones concretas en la vida cotidiana de los gitanos en Francia", ha concluido el portavoz.