Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas considera que Serbia envía una señal equivocada al participar en ejercicios militares con Rusia

El comisario de Ampliación, Johannes Hahn, ha criticado este miércoles la señal equivocada que está enviando Serbia por participar en ejercicios militares con Rusia previstos en el primer trimestre del año, tras recordarle que el proceso de adhesión a la UE exige que los países candidatos alineen su política exterior con el bloque.
"El alineamiento gradual con la política exterior europea es parte del proceso de negociaciones. En este sentido un ejercicio militar conjunto con Rusia no envía la señales correctas", ha advertido el comisario de Ampliación durante un debate en la Eurocámara sobre la perspectiva europea de Serbia y Kosovo.
El ministro de Exteriores holandés, Bert Koenders, cuyo país ejerce la Presidencia semestral de la UE, ha dejado claro que esperan que Serbia se sume a las sanciones impuestas contra Rusia por su intervención en Ucrania "en un futuro previsible" y ha recordado que el alineamiento de Belgrado con la política exterior europea se evaluará en el marco del capítulo 31 de las negociaciones, uno de los dos capítulos que se han abierto con Serbia y que cubre asimismo la normalización de sus relaciones con Kosovo.
El comisario ha subrayado que la adhesión es un factor "clave" para la estabilización de la región aunque ha dejado claro que se necesitan "más esfuerzos" para "superar el legado del pasado" a la luz de "las sensibilidades bilaterales". "Tenemos que garantizar que cuestiones bilaterales no perjudiquen el proceso de adhesión", ha resumido.
Hahn ha subrayado que Serbia debe garantizar un tratamiento "imparcial e eficaz de los crímenes de guerra", incluido "un trato equitativo para los sospechosos, proporcionalidad en las sentencias y la protección de las víctimas" y garantizar los derechos de las minorías, un área en el que el ministro holandés ha admitido que "algunos Estados miembro" les gustaría "progreso adicional". "Esto es un requisito para Serbia", ha subrayado el comisario.
El ministro de Exteriores holandés ha insistido en que los capítulos 23 y 24 que cubren las reformas relativas al Estado de Derecho y las libertades fundamentales, se abrirán de forma "temprana" en las negociaciones con Serbia.
Ambos han instado a Serbia y Kosovo a continuar con las reformas, especialmente para combatir el crimen organizado y la corrupción y garantizar la independencia judicial, mientras que por su parte la eurodiputada ponente responsable de Kosovo, la eurodiputada verde austriaca, Ulrike Lunacek, ha criticado a los cinco países que no reconocen a Kosovo -España, Rumanía, Eslovaquia, Grecia y Chipre_por impedir su entrada en organismos como Europol e Interpol, destinados a afianzar la lucha contra el crimen organizado.
LA UE PIDE A KOSOVO RESOLVER LA CRISIS POLÍTICA
Ambos han instado a Pristina a resolver la crisis política que vive por el rechazo de la oposición al acuerdo con Serbia para crear una asociación de municipios serbios, una cuestión que debe ser resuelta "urgentemente", ha insistido Hahn, que ha avisado de que "la estabilidad política es un ingrediente esencial para consolidar el proceso europeo lanzado con el AAE", en alusión al Acuerdo de Asociación y Estabilización, el acuerdo de preadhesión destinado a facilitar la integración política y económica de Kosovo en el bloque.
Koenders ha explicado que tras el visto bueno de la Eurocámara del acuerdo con Kosovo, los Veintiocho concluirán formalmente el acuerdo, previsiblemente el 12 de febrero y se espera que éste entre en vigor el 1 de abril o el 1 de mayo.