Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas propone dar otro préstamo de 500 millones a Túnez para ayudarle a superar dificultades económicas

La Comisión Europea ha propuesto este viernes conceder otro paquete de asistencia macrofinanciera de 500 millones de euros para Túnez, en forma de préstamos ventajosos a medio plazo para ayudar al país magrebí a superar las dificultades económicas por las que atraviesa, que se han visto agravadas por la última ola de atentados terroristas que han tenido un impacto en sectores clave como el turismo o el transporte.
"Más que nunca es de máxima importancia que Túnez siga siendo un ejemplo para la región. El proceso de transición política se ha enfrenado a muchos desafíos económicos desde 2011. Los recientes ataques terroristas han empeorado su ya vulnerable posición fiscal y la balanza de pagos", ha justificado el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, en un comunicado.
Moscovici ha subrayado el compromiso del Ejecutivo comunitario de "dar más apoyo a los esfuerzos de reforma" en el país magrebí, que se enfrenta a "importantes necesidades financieras", y ha asegurado que la propuesta de nueva asistencia "ayudará a Túnez a cubrir necesidades de financiación externa" y "dará espacio" al país "para buscar un modelo de desarrollo durable e incluyente".
La nueva asistencia, que debe recibir todavía el visto bueno de los Gobiernos europeos y del Parlamento Europeo, ayudará a Túnez a cubrir sus necesidades de financiación externa en 2016 y 2017, apoyar sus reformas para que mejore su situación presupuestaria y balanza de pagos, el clima de inversión y promuevan la integración económica y convergencia normativa con la UE.
El objetivo último de la ayuda europea, que complementaría un nuevo programa de asistencia a cambio de ajustes del Fondo Monetario Internacional, a promover las condiciones para promover el crecimiento económico durable e incluyente y la creación de empleos.
LA PRIMERA AYUDA, ESTE AÑO
Bruselas prevé que la primera ayuda llegue este mismo año y que sea desembolsada en tres tramos en total, si los Gobiernos y la Eurocámara aprueban el nuevo paquete de asistencia macrofinanciera.
Túnez ya se benefició de un primer paquete de asistencia macrofinanciera de 300 millones de euros en 2014 para ayudarle a avanzar en las reformas para mejorar la gestión de las finanzas públicas, mejorar los ingresos fiscales y la progresividad en el sistema impositivo, para reforzar la red de seguridad social, reformas en el sector financiero y mejorar el marco normativo para promover el comercio y la inversión.
Los primeros dos tramos de 100 millones de euros cada uno fueron desembolsados en 2015 y se espera que el último tramo se entregue en el segundo trimestre de 2016, si Túnez cumple las condiciones acordadas.
Túnez también se ha beneficiado de más de 1.000 millones de euros en ayudas desde 2011 a través del Instrumento de la Vecindad Europea y de otros programas de cooperación y otros 1.300 millones de euros en préstamos del Banco Europeo de Inversión desde el inicio de la Primavera árabe en el país.