Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas da más tiempo a Varsovia para corregir violaciones de Estado de Derecho antes de iniciar expediente

La Comisión Europea ha informado este lunes de que siguen los contactos con el Gobierno ultraconservador polaco para hallar una "solución" que evite la apertura de un expediente por violaciones del Estado de derecho, que podría llevar en última instancia a suspender el derecho a voto de Varsovia en el seno de la Unión Europea.
Bruselas anunció el pasado miércoles que se disponía a iniciar este proceso si antes de este lunes, 23 de mayo, Polonia no enmendaba las polémicas reformas que "preocupan" a Bruselas, por el control sobre el Tribunal Constitucional y los medios que suponen.
Sin embargo, el jefe portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, ha explicado que las negociaciones entre Varsovia y Bruselas continúan, por lo que la Comisión "espera hallar una solución".
"Reto a cualquiera a atribuir a un representante de la Comisión la palabra 'ultimátum'. Nunca usamos esa palabra, nunca", ha enfatizado el portavoz, que ha eludido aclarar si los contactos han permitido avanzar hacia una modificación de las reformas.
La primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, respondió con contundencia al primer movimiento de Bruselas y el viernes dijo que su Gobierno "jamás permitirá que nadie nos imponga su voluntad". "Soy europea, pero por encima de todo soy polaca", remachó.
"Estamos en medio de un diálogo constructivo con las autoridades polacas, queremos lograr una solución. Trabajamos en ello y ahí nos quedaremos. No vamos a seguir esa tendencia de tomar posición por algo que la Comisión nunca ha dicho", ha replicado Schinas al ser cuestionado por las declaraciones de Szydlo.
En su reunión del pasado miércoles, el Colegio de Comisarios habilitó a su vicepresidente primero, Frans Timmermans, para adoptar la recomendación formal que, en la práctica, supondría iniciar el proceso sancionador contra Polonia.
"(Timmermans) es el encargado de seguir la discusión con las autoridades polacas y, a la luz de los avances, ejercer o no la habilitación que recibió del Colegio", ha matizado el portavoz este lunes.
Si finalmente se adopta tal recomendación, su publicación marcaría el inicio del camino para activar el artículo 7 del Tratado --con el apoyo necesario de la Eurocámara y de al menos diez Estados miembros--, que permitiría suspender el derecho a voto de un Estado miembro, si así lo deciden por unanimidad sus socios del bloque.
Se trata de un procedimiento del que la Unión Europea no ha hecho uso nunca hasta ahora y que fue pensado para responder únicamente a una amenaza "grave y persistente" para los valores comunes de la UE.
Para evitar este proceso, el Ejecutivo comunitario pidió al Gobierno del Partido de Ley y Justicia (PiS) "avances notables" antes de este lunes para calmar las "preocupaciones" que Bruselas ha expresado en los meses de contactos.
Sin embargo, el procedimiento sobre el Estado de derecho no establece un plazo formal para tomar una decisión, lo que permite a Bruselas aplazar el pronunciamiento mientras existan contactos con Varsovia.