Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas advierte de que un nuevo retraso en la reforma de la PAC comprometerá el pago de algunas ayudas

La presidencia de la UE pide a los 28 un "esfuerzo final" para acercarse a la Eurocámara y cerrar la reforma de la PAC
El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, ha apelado este lunes a la "responsabilidad" de los ministros del ramo europeos para acercarse a las posiciones de la Eurocámara en cuestiones aún abiertas de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), para cerrar el pacto este mes de septiembre y evitar nuevos retrasos en su aplicación que perjudiquen a los agricultores europeos.
"Aún teniendo un acuerdo político en junio, no podrá traducirse en textos legislativos si un solo punto, aunque sea menor está sin decidir. Sin un paquete completo, tampoco se adoptará las medidas de transición (...), por lo que una serie de pagos de la PAC que no podrán hacerse", ha dicho el comisario en una rueda de prensa en Bruselas tras reunirse con los ministros.
Ciolos ha explicado que se verían especialmente comprometidos pagos del desarrollo rural, porque el retraso en la tramitación los dejaría sin base jurídica.
Los titulares de Agricultura europeos se reúnen en la capital europea este lunes para tratar de fijar un margen de maniobra con el que salvar las divergencias con la Eurocámara y que impiden cerrar definitivamente el acuerdo que se anunció el pasado junio, pese a no haber cerrado entonces todos los elementos de la reforma.
Las partes mantienen divergencias en cuestiones como el tope de las ayudas o la transferencia de fondos, sobre las que los líderes europeos decidieron en una cumbre y cerraron la puerta a negociar sobre ellas.
El pacto de junio abarca la práctica totalidad de la nueva PAC y los Veintiocho advierten de que no contemplan reabrir los consenso cerrados, pero la Eurocámara no acepta ciertas disposiciones vinculadas a los presupuestos de la UE para el periodo 2014-2020, tales como la voluntariedad de fijar un techo a las ayudas o las tasas de cofinanciación de los fondos de desarrollo rural.
Así las cosas, el ministro de Agricultura lituano y presidente de turno del Consejo de la UE, Vigilijus Jukna, ha pedido a sus colegas europeos un "esfuerzo final" para acercarse a las posiciones de la Eurocámara, pese a las reservas de algunos países, como Alemania, a revisar ninguno de los puntos.
En una breve sesión pública, Jukna ha explicado a los ministros el resultado de los últimos contactos que ha mantenido con los eurodiputados para tratar de salvar las diferencias. Tras su encuentro con los responsables europeos de Agricultura, Jukna ha insistido en declaraciones a la prensa que es urgente llegar a un acuerdo en los próximos días y, por ello, los ministros almuerzan a puerta cerrada este lunes y podría seguirle una reunión del comité de expertos competente en el que están representados los 28.
"La flexibilidad que tiene el Consejo es muy limitada, pero está determinado a lograr un acuerdo. El Consejo y el Parlamento Europeo están decididos a cerrar un acuerdo para que la PAC empiece a aplicarse el 1 de enero en 2014", ha asegurado el ministro lituano.
Por su parte, el comisario Ciolos ha alertado del riesgo de un "retraso global" en la aplicación de la nueva PAC, tanto en lo que se refiere a la adaptación en la que trabajan los países y sus regiones, como en cuanto al pago de determinadas ayudas. Por ello ha instado a los 28 a aceptar un mandato "ligeramente adaptado", que en ningún caso supone reabrir lo acordado el pasado junio.
Antes, en la sesión con los ministros, Ciolos ha afirmado que "nadie quiere reabrir" el acuerdo político de junio, pero ha apelado a la "responsabilidad" de los Estados miembros para facilitar el consenso necesario para trasladar dicho pacto político en textos legales concretos.
"Un acuerdo global es ahora mucho más importante que el hecho de retocar alguna cifra (...). No imagino nada que no pueda ser un acuerdo mañana, que cada uno asuma su responsabilidad", ha dicho Ciolos a los ministros, en referencia a la última reunión a tres bandas prevista para este martes para buscar el consenso.
El acuerdo esta semana es especialmente urgente porque la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo votará su posición sobre la reforma el lunes 30 de septiembre y podría pronunciarse en contra si continúan las diferencias. El pleno de la Eurocámara sometería la opinión de esta comisión al voto en el pleno de noviembre, si se cumple el calendario previsto.