Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aprobará este miércoles una extensión de la licencia actual del glifosato hasta finales de 2017

La Comisión Europea aprobará este miércoles, salvo sorpresa, una extensión hasta finales de 2017 de la licencia actual para el uso en la Unión Europea del glifosato, un compuesto químico utilizado en muchos herbicidas, según han informado fuentes comunitarias.
El permiso actual para el glifosato finaliza este jueves, 30 de junio, y el Ejecutivo comunitario ha tratado de conseguir durante el primer semestre del año una mayoría sólida en favor de una nueva autorización por parte de los socios comunitarios, aunque no era necesario su visto bueno.
Sin embargo, los Estados miembros no han apoyado ninguna de las propuestas de Bruselas en este sentido en ninguna de las tres reuniones de Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (PAFF), donde están representados los países de la UE a nivel de expertos, ni en el Comité de Apelación, que se reunió el pasado viernes.
Finalmente, la Comisión Europea ha optado por aprobar a iniciativa propia su última propuesta, que aboga por una prórroga de la licencia actual por un máximo de 18 meses, a la espera de una nueva evaluación sobre su toxicidad por parte de la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA). Esta opción será probablemente aprobada y anunciada mañana miércoles, han apuntado las fuentes.
La renovación de la autorización en la UE de este principio activo ha levantado una importante polémica y la oposición de la mayor parte de las organizaciones ecologistas, una vez que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, determinó que puede ser cancerígeno para seres humanos.
Por el contrario, un informe de la Reunión Conjunta FAO/OMS sobre residuos de plaguicidas (JMPR por sus siglas en inglés) concluyó que es "improbable" que este compuesto suponga un riesgo de cáncer para humanos a través de la exposición a la dieta, una postura que también comparte la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).