Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que es "prematuro" especular sobre si rechazará el presupuesto de Francia

Deberá decidir a finales de octubre si detecta "incumplimiento grave" en el borrador francés
La Comisión Europea ha dicho este lunes que todavía no ha recibido el proyecto de presupuestos de Francia para el año 2015 y que por ello es "extremadamente prematuro" especular sobre si lo rechazará por vulnerar los compromisos de reducción del déficit asumidos por París con la UE. En caso de detectar "incumplimiento grave", Bruselas debe adoptar una decisión pidiendo al Gobierno galo cambios en su proyecto presupuestario antes de fin de mes.
"No hemos recibido aún el proyecto de presupuestos de Francia y por ello es extremadamente prematuro especular sobre el contenido de nuestra opinión", ha asegurado el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor.
Según el diario norteamericano The Wall Street Journal, el Ejecutivo comunitario se prepara para rechazar el presupuesto francés de 2015, algo que de confirmarse sería la primera vez que ocurre. Francia prevé un déficit del 4,3% del PIB para el año que viene, en lugar del 3% que había prometido a Bruselas. Además, el recorte estructural que ha previsto se sitúa en el 0,2% del PIB, frente al 0,8% pactado con la UE.
De acuerdo con las nuevas reglas presupuestarias aprobadas por la UE en plena crisis de deuda, todos los Estados miembros están obligados a enviar a Bruselas su proyecto de presupuestos antes del 15 de octubre. La Comisión debe evaluar entonces los borradores y hacer pública su opinión, que "examinará la compatibilidad del plan presupuestario con las obligaciones de cada Estado miembro establecidas por el Pacto de Estabilidad", ha explicado O'Connor.
El plazo ordinario para que el Ejecutivo comunitario se pronuncie concluye a finales de noviembre. No obstante, si la Comisión concluye que hay un incumplimiento grave de las exigencias del Pacto de Estabilidad, está obligada a adoptar su opinión "en un plazo de dos semanas tras recibir el plan presupuestario", ha precisado el portavoz.
Ello supone que una posible decisión negativa sobre Francia tendría que adoptarse a finales de octubre, durante los últimos días de la Comisión de José Manuel Durao Barroso y poco antes de que empiece a trabajar el nuevo equipo de Jean-Claude Juncker. "La Comisión saliente y la entrante están trabajando juntas muy de cerca en las personas de Barroso y Juncker precisamente sobre este procedimiento para garantizar una transición fluida", ha explicado la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde.
El Ejecutivo comunitario tiene poderes para pedir cambios en los presupuestos de los Estados miembros, pero estos no están obligados a hacerle caso. Francia dispondrá de un plazo de tres semanas tras recibir la amonestación de Bruselas para decidir qué hacer.
Si desoye las advertencias del Ejecutivo comunitario, éste podría avanzar en el procedimiento sancionador por déficit excesivo contra París, que puede acabar con multas de hasta el 0,2% del PIB.