Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas lanza estrategia de 'diplomacia cultural' para atajar radicalización

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el comisario de Educación y Cultura, Tibor Navracsics, han presentado este miércoles una estrategia para promover las relaciones culturales internacionales y la denominada 'Diplomacia cultural' para atajar la radicalización y contribuir a objetivos básicos como la paz y el desarrollo socioeconómicos en terceros países.
Los tres objetivos básicos de la estrategia serán apoyar la cultura como un motor para el desarrollo socioeconómico, teniendo en cuenta que la cultura representa un 3% del PIB mundial y da empleo a 30 millones de personas, incluidos más de siete millones sólo en la UE y contribuye entre el 1,5 y el 5,7% del PIB en los países de renta baja y media, según datos de la UNESCO.
El segundo objetivo de la estrategia es promover el diálogo intercultural e interreligioso para atajar la radicalización y el papel de la cultura para promover la paz y el respeto de los Derechos Humanos y el tercero es reforzar la cooperación para proteger el patrimonio cultural.
"La cultura debe ser parte y una parcela de nuestra política exterior", ha resumido la jefa de la diplomacia europea, que ha defendido el papel de la cultura como "herramienta poderosa para tender puentes entre gentes, especialmente entre los jóvenes y reforzar el entendimiento mutuo" pero también "como motor para el desarrollo socioeconómico".
Mogherini ha defendido que la cultura puede ayudar a "todos" en Europa, África, Oriente Próximo y Asia a "combatir la radicalización y construir una alianza de civilizaciones contra aquellos que intentan dividir". "Por esto, la diplomacia cultural debe estar en el centro de nuestra relación con el mundo de hoy", ha justificado.
El comisario de Educación y Cultura, Tibor Navracsics, ha defendido que "la cultura es la joya escondida" para la política exterior europea y ha asegurado que "tiene un gran papel que jugar para hacer de la UE un actor global fuerte". "Ayuda a promover el diálogo y el entendimiento mutuo. Por ello, la cultura es crucial para construir relaciones a largo plazo con países en todo el mundo", ha explicado.
El Ejecutivo comunitario prevé apoyar a través de la estrategia proyectos concretos como el programa de las Voces Árabes Jóvenes que desarrolla la Fundación Anna Lindh centrado en el desarrollo de contranarrativas para atajar el extremismo y la radicalización violenta y proyectos para contribuir al desarrollo de las industrias culturales en los países del África, el Caribe y el Pacífico como forma de contribuir a su desarrollo socioeconómico.
La UE ya creó una plataforma de Diplomacia Cultural en febrero, operada por un consorcio de institutos culturales europeos y de terceros países, para ayudar a promover sinergias entre las delegaciones de la UE en el exterior, los institutos de cultura nacionales y fundaciones, el sector privado y la sociedad civil y entre otros estudia ideas como la apertura de una Casa de la Cultura Europea en países como Irán y Ucrania.