Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas adopta una estrategia para mejorar la gestión del riesgo aduanero

La Comisión Europea ha aprobado este jueves una estrategia y plan de acción para mejorar la gestión del riesgo en las aduanas en la Unión Europea, que contemplan entre otros promover controles eficientes adaptados, mejorar la calidad de datos y el intercambio temprano de bienes que entran y salen del territorio europeo, la cooperación entre las diferentes agencias y la cooperación con el sector empresarial.
La nueva estrategia tiene por objetivo garantizar que las autoridades aduaneras son más coherentes, eficientes y efectivas desde el punto de vista del coste, garanticen la supervisión de los riesgos a lo largo de la cadena de suministro y sean capaces de hacer frente al aumento de los flujos comerciales y la creciente complejidad de la cadena de suministro internacional. Para ello, plantea medidas específicas y plazos claros para ponerlas en marcha.
"Las aduanas son la clave para un comercio fluido y seguro. Con 300 millones de declaraciones que procesar y 3,5 billones de euros de valor comercial de bienes que supervisar cada año, las aduanas de la UE necesitan optimizar el uso de sus recursos sin comprometer la seguridad o interrumpir el comercio legal", ha resumido el comisario de Aduanas, Algirdas Semeta.
"Una gestión del riesgo robusta permite a las aduanas identificar dónde, cuándo y cómo se utilizan mejor sus controles y responder de forma eficaz cuando las amenazas aparecen", ha precisado.
Para promover controles aduaneros eficientes, el Ejecutivo comunitario plantea en su estrategia la necesidad de adaptarlos, dado que distintos riesgos requieren distintas respuestas. Así, el riesgo de una bomba o enfermedad infecciosa requiere atajarlo por ejemplo antes de cargarlo para su transportación a un tercer país, mientras que los delitos menores financieros se pueden atajar a través de auditorías posteriores.
Asimismo, el Ejecutivo comunitario propone ejercer los controles de forma adecuada y a tiempo en la cadena de suministro y compartir la información de forma más eficaz entre las autoridades aduaneras a fin de maximizar la utilización eficiente de los recursos y evitar la duplicación de los controles.
MEJORAR LA CALIDAD DE LOS DATOS DE BIENES QUE ENTRAN Y SALEN, CLAVE
Mejorar la calidad de los datos sobre los bienes que entran y salen de la Unión Europea es uno de los ajustes donde más se centra la estrategia y es algo que requerirá promover ajustes en determinados sistemas legales e informáticos, incluidos los sistemas informáticos que procesan las Declaraciones Sumarias de Entrada de productos (ENS, por sus siglas en inglés). Eso sí, el Ejecutivo comunitario defiende la necesidad de realizar los ajustes sin crear costes adicionales indebidos para empresas o las administraciones públicas.
También plantea establecer mecanismos para mejorar la disponibilidad de los datos y la información relativa al riesgo relevante entre las autoridades aduaneras a lo largo de todo el proceso de control, mejorar la cooperación entre las diferentes agencias y fuerzas de seguridad del Estado y desarrollar más la cooperación entre las autoridades aduaneras y las empresas fiables, incluido a través del programa de Operador Económico Autorizado en la UE.
La estrategia adoptada por el Ejecutivo comunitario propone igualmente identificar y resolver las divergencias entre Estados miembros para garantizar que aplican estándares elevados de gestión de riesgo y promover la cooperación aduanera internacional. Para ello, la UE debería contribuir de forma activa a desarrollar estándares comunes globales y trabajar para aplicarlos con los socios empresarios internacionales.
La estrategia pretende responder a las debilidades identificadas en la gestión del riesgo aduanero tras la adopción del Código Aduanero de la UE en 2005, un marco para desarrollar normas comunes, incluidos criterios comunes para identificar el riesgo y realizar análisis del mismo previos a la salida y llegada de la mercancía.