Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que los test de estrés dan "garantías" a los inversores sobre la banca europea

Reclama actuar con rapidez para cubrir los déficits de capital detectados con fondos privados
La Comisión Europea ha celebrado este domingo el resultado del examen a la banca realizada por el Banco Central Europeo (BCE) porque muestra una "tendencia positiva" en el refuerzo de la resistencia de las entidades europeas tras la crisis financiera y da "garantías" a los inversores sobre la calidad de sus balances.
No obstante, el Ejecutivo comunitario ha avisado de que "no hay margen para la complacencia" y ha pedido aplicar cuanto antes las medidas necesarias para cubrir los déficits de capital detectados.
"Desde el inicio de la crisis financiera, las grandes mejoras en el marco regulatorio de la UE, en el nivel y la calidad del capital de los bancos y en la supervisión han reforzado considerablemente la resistencia de los bancos europeos. Los resultados de los test de estrés y la revisión de activos confirman esta tendencia positiva", ha dicho la Comisión en un comunicado.
"Los resultados de hoy y su seguimiento dan garantías a los inversores sobre la calidad de los balances de los bancos de la UE", ha resaltado el Ejecutivo comunitario.
Para Bruselas, resulta "absolutamente crucial" que las medidas de seguimiento a los resultados de los exámenes sean "rigurosas" y se adopten "a tiempo". "La Comisión insistirá en completar con éxito este proceso para restaurar plenamente la confianza en los bancos europeos para que puedan proporcionar de nuevo crédito asequible a la economía eral, en particular a los hogares y a las pymes", apunta el comunicado.
El Ejecutivo comunitario ha insistido en que "la prioridad será garantizar que cualquier déficit de capital se cubra con fuentes privadas". Si se necesitan ayudas públicas, Bruselas aplicará las reglas de la UE para limitarlas "al mínimo necesario". Estas reglas prevén quitas a accionistas y bonistas junior antes de cualquier inyección de capital público.