Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas busca fortalecer el pasaporte único para fondos de inversión transfronterizos

La Comisión Europea ha lanzado este jueves una consulta pública con el objetivo de explorar cómo fortalece el pasaporte único para fondos de inversión transfronterizos, en particular para fondos de pequeño tamaño, según ha informado en un comunicado.
La consulta estará abierta hasta el 2 de octubre de este año y está dirigida a gestores de fondos, inversores y asociaciones de consumidores, así como a todos los actores que participan en el mercado de fondos de inversión con la intención de "tener una imagen completa de las barreas a la distribución transfronteriza".
El comisario de Servicios Financieros, Estabilidad Financiera y Unión del mercado de capitales, Jonathan Hill, ha destacado que "uno de los beneficios del mercado único es que los fondos de inversiones deberían ser capaces de hacer negocios sin fronteras", pero ha subrayado que en la actualidad los gestores de pequeños fondos se enfrentan a "retos al intentar vender sus productos en diferentes países".
"Por tanto, quiero usar esta consulta para eliminar las principales barreras que encuentran los fondos para operar a través de fronteras, de forma que podamos trabajar en cómo superarlas. Pretendo que el pasaporte para gestores de fondos funcione lo mejor posible para crear un sistema donde los inversores tengan más elección y mejor valor", ha añadido.
Según ha apuntado el Ejecutivo comunitario, estas barreras incluyen el impacto de las normas de mercado, los acuerdos administrativos impuestos por los países receptores, tasas normativas o normas de notificación.
Además, Bruselas ha subrayado que los fondos de inversión transfronterizo juegan un papel importante en la construcción de la unión del mercado de capitales, al canalizar los ahorros de las compañías hacia proyectos "cruciales" para la recuperación económica de Europa.