Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas destina 3 millones para campaña de UNICEF y la OMS para vacunar a menores contra la polio en Siria

La Comisión Europea destinará una ayuda humanitaria de tres millones de euros para contribuir a una campaña que busca vacunar a dos millones de menores contra la polio en Siria que viven en zonas sitiadas o con dificultad para acceder a servicios médicos, organizada por el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El comisario de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides, ha denunciado que "los ataques sistemáticos contra las instalaciones médicas en Siria y el aumento de las víctimas civiles en las últimas semanas están empeorando la situación humanitaria en Siria" y ha vuelto a instar a todos los bandos a cesar los ataques contra la población civil y las instalaciones médicas y permitan la entrada de convoyes humanitarios y para los suministros médicos.
"Nuestro apoyo puede marcar la diferencia. Puede salvar vidas y mejorar las condiciones", ha defendido, recalcando que el apoyo europeo beneficiará a los menores, "que son los primeros en sufrir por un acceso inadecuado" a servicios médicos y reiterando el compromiso de la UE de "ayudar a las víctimas más vulnerables del conflicto sirio".
La ayuda forma parte de un paquete de 445 millones de ayuda humanitaria europea para Siria en 2016 anunciada en la reciente Conferencia de Donantes de Londres.
La UE y los Estados miembro han destinado más de 5.000 millones de euros en ayuda humanitaria, ayuda al desarrollo y asistencia para la estabilización para paliar la crisis siria, que ha desplazado a más del 50% de la población, ya sea dentro o fuera del país.
Gracias a la ayuda comunitaria, alrededor de dos millones de personas en Siria han logrado tener acceso a agua potable, servicios sanitarios y de higiene, 850.000 personas han recibido ayuda alimentaria y otro millón ha recibido bienes de primera necesidad y alojamiento, mientras que unos 350.000 menores se han beneficiado de programas de protección.
La ayuda europea también se está canalizando para los refugiados sirios en los países vecinos, incluidos un millón en Jordania y Líbano.