Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas destina 12,7 millones para apoyar la construcción de centros de acogida en Grecia

La Comisión Europea también aprueba un programa de asistencia adicional para Macedonia de 10 millones
La Comisión Europea ha anunciado este lunes en un comunicado una partida de 12,7 millones del Fondo para la Integración, la Migración y el Asilo (AMIF por sus siglas en inglés) para apoyar el establecimiento de centros de acogida en la Grecia continental con al menos 8.000 nuevas plazas.
En concreto, estos fondos financiarán la compra y la instalación de casas prefabricadas portátiles que ofrecerán acomodación temporal para ciudadanos de terceros países en las regiones de Attica y Macedonia Central. Este montante complementará la financiación recogida bajo el programa nacional de Grecia del AMIF.
El comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, ha asegurado que la cifra "es un nuevo símbolo de la solidaridad de la UE y un fuerte apoyo a Grecia en sus esfuerzos para gestionar los flujos migratorios sin precedentes en el país". "Ayudará a Grecia a alcanzar el objetivo de incrementar su capacidad de recepción hasta 50.000 plazas", ha añadido.
En rueda de prensa, el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, ha subrayado que la respuesta europea a la crisis de refugiados "será con Grecia y no contra Grecia", al tiempo que ha resaltado que se está registrando "progreso sustancial" en Grecia según los informes de Bruselas y se ha mostrado confiado en que el "impulso" continúe.
Por otro lado, la Comisión Europea ha aprobado un programa adicional de 10 millones para ayudar a la Antigua República Yugoslava de Macedonia para mejorar sus sistemas de gestión de fronteras en el contexto de la crisis de refugiados.
El comisario de Ampliación y Política de Vecindad Europea, Johannes Hahn, ha destacado que la crisis "ha supuesto una presión particularmente alta para los países a lo largo de la ruta y Europa debe permanecer unida para enfrentarse a esta situación".
"Esta nueva financiación ayudará a las autoridades de Macedonia a mejorar la gestión de la frontera y la migración y a apoyar los costes relacionados con los agentes enviados por los Estados miembro y Serbia a la frontera sur del país", ha manifestado en otro comunicado.
En cualquier caso, la portavoz comunitaria Tove Ernst ha remarcado que esta ayuda "no ayudará a financiar la construcción de ningún muro" y ha reivindicado que "el trabajo de la Comisión se centra en gestionar las fronteras y no en cerrarlas". "Haremos todo lo que podamos para ayudar a los Estados miembro y a otros países involucrados para enfrentarse a este movimiento de población sin precedentes", ha insistido Schinas.