Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas propone incluir en la base datos europea sobre personas condenadas a nacionales de terceros países

La Comisión Europea ha propuesto este martes incluir en el Sistema Europeo de intercambio de Información sobre Historiales Criminales (ECRIS, por sus siglas en inglés) también a las personas condenadas de terceros países y no sólo a los ciudadanos comunitarios, como ocurre hasta ahora, una medida incluida en la Agenda de Seguridad Europea que presentó en abril en respuesta al aumento de los atentados terroristas.
"La nueva propuesta garantizará el intercambio rápido y eficaz de información sobre condenas criminales de nacionales de terceros países, igual que ocurre ahora en el caso de los historiales criminales de los ciudadanos de la UE", ha explicado la comisaria de Justicia, Vera Jourová, en rueda de prensa en la Eurocámara para presentar la nueva propuesta de directiva.
El ECRIS es un sistema descentralizado creado en 2012 para facilitar el intercambio de información sobre el historial criminal de los ciudadanos de la UE, con independencia del país en el que han sido condenados. Cada país es responsable de actualizar sus bases de datos y el intercambio no es automático, sino previa petición de un Estado miembro. Cada mes, los Estados miembros realizan 24.000 peticiones de información sobre condenas a nacionales de la UE a través del ECRIS, es decir, unos 288.000 al año.
AHORA HAY QUE CONSULTAR UNO A UNO
Sin embargo, el sistema no permite en la actualidad determinar si los nacionales de terceros países --que representan el 4 por ciento de la población en la UE-- han sido previamente condenados en otros Estados miembro sin consultar a cada uno de ellos.
"Sabemos que 688.000 ciudadanos que no son de la UE fueron condenados en toda la UE en 2014. En la actualidad no es posible tener una imagen completa. Un sospechoso podría tener una condena penal en varios Estados miembro (...) pero las autoridades de investigación (nacionales) solo conocerían esto si piden los datos a cada uno del resto de 27 Estados miembro. Esto exige mucho tiempo y solo se usa en el 3 por ciento de los casos", ha explicado.
La propuesta del Ejecutivo comunitario permitirá determinar con rapidez qué Estado miembro tiene la información y acceder a la información completa sin tener que preguntar al reto. "Esto ahorrará tiempo y dinero a nuestras autoridades púbicas", ha explicado.
SE INCLUIRÁN LAS HUELLAS DACTILARES PARA ATAJAR IDENTIDADES FALSAS
Además, la propuesta incluye "otra innovación" como es incluir en los datos intercambiados las huellas dactilares. "Esto garantizará la identificación correcta y atajar el uso de identidades falsas", ha justificado la comisaria, que ha recordado el caso de un hombre que intentó atacar una comisaría de Policía a principios de enero en París. "Tenía historiales criminales en Francia, Alemania y Suecia pero bajo identidades diferentes. También tenía al menos siete pasaportes", ha explicado.
Si los Estados miembros y el Parlamento Europeo dan luz verde a la propuesta, la directiva entrará en vigor en el plazo de un año. "Necesitamos estas normas en vigor lo antes posible", ha concluido la comisaria, que ha recordado que el intercambio de información más rápido y mejor entre los diferentes países contribuirá a una mayor prevención del crimen y más seguridad para los ciudadanos.
La comisaria ha recordado el aumento de los atentados terroristas como los atentados "trágicos" de París en noviembre y ha incidido en que "la cooperación en toda la UE para combatir el crimen transfronterizo es una prioridad mayor que nunca" y por ello la propuesta de directiva pretende facilitar el acceso a "los historiales criminales existentes en toda la UE, tanto de ciudadanos de la UE como para los que no lo son".
Y ha dejado claro que el sistema "garantiza el pleno respeto de los derechos fundamentales, incluido el derecho a la protección de los datos personales" y que la información sólo puede ser utilizada para "los objetivos previstos en la legislación".
La propuesta, ha asegurado, también tendrá "beneficios" para los ciudadanos extracomunitarios porque "podrán probar más fácilmente que tienen un historial limpio en toda la UE, por ejemplo cuando soliciten un puesto de trabajo en otro país".